Mercado de Fuentepelayo. / Kamarero
Publicidad

Tras diagnosticar la situación del comercio y del acceso a productos básicos en las zonas rurales y reunirse con diferentes representantes institucionales y del sector, la Diputación ha convocado las subvenciones encaminadas a garantizar el abastecimiento de productos de primera necesidad o carácter cotidiano en los pueblos, a través del fomento de los comercios ya existentes y del apoyo a la venta ambulante.

Se entiende por abastecimiento de productos de carácter cotidiano o de primera necesidad, la venta al por menor de productos de alimentación, droguería y perfumería.
En la actualidad existen 96 municipios que carecen de locales comerciales, aunque sí llega la venta ambulante, y 8 de ellos no disponen siquiera de venta ambulante de ningún tipo de productos. Desde la institución provincial se considera que la implantación del comercio en zonas rurales contribuye a evitar la despoblación.
El importe de las ayudas asciende a 90.000 euros y ampara actividades relacionadas con la venta ambulante, con o sin establecimiento y venta a domicilio, de productos de primera necesidad y que abastezcan prioritariamente a los pueblos que carezcan de ella.
También contempla la apertura o mejora de un establecimiento ya existente dedicado a la venta de productos de primera necesidad y el acondicionamiento de espacio comercial en negocios ya existentes donde se ofrezcan productos de primera necesidad.
Las ayudas consistirán en una aportación económica máxima del 75% del presupuesto aceptado y en todo caso, una cantidad máxima de 20.000 euros por proyecto y beneficiario, hasta agotar el crédito presupuestario asignado para esta convocatoria de subvenciones.
Uno de los criterios que más se valora a la hora de otorgar la subvención es que la actividad empresarial se comprometa a abastecer a los pueblos donde no existe venta ambulante ni comercio físico, que son Carabias, Cilleruelo de San Mamés, Ortigosa de Pestaño, Migueláñez, DomingoGarcía, Armuña, Adrada de Pirón y Tolocirio.
También que se acometa el acondicionamiento de una zona para productos de primera necesidad en un establecimiento ya existente.
En ningún caso tendrán la consideración de subvencionables la compra de productos o materias primas para su posterior venta.