Francisco Vázquez, durante la lectura de la memoria de la Presidencia. / KAMARERO
Francisco Vázquez, durante la lectura de la memoria de la Presidencia. / KAMARERO
Publicidad

A siete meses para que concluya el presente mandato y de que se celebren elecciones municipales, el pleno de la Diputación Provincial aprobó ayer los últimos presupuestos de la ‘etapa Vázquez’, tal y como confirmó el propio presidente de la Institución en la lectura de su memoria, antes de sacar adelante las cuentas económicas de 2019, que se elevan a 58.275.000 euros, con un incremento del 2,5 por ciento respecto a las del presente año. Francisco Vázquez aprovechó la ocasión para hacer un pequeño balance de sus años como presidente de la Diputación, en el que recordó que “me encontré con una corporación razonablemente en buen estado en lo económico y creo que la voy a dejar excelentemente saneada desde el punto de vista de la estabilidad presupuestaria”, haciendo un repaso de la crisis económica sufrida en los últimos años, que los ayuntamientos segovianos han pagado con “austeridad y disciplina presupuestaria”, hasta llegar a una reducción de la deuda de la Institución en torno a los 20 millones de euros, “en una situación de solvencia económica importante, que permitirá seguir trabajando por Segovia a corporaciones futuras”.

Tras la memoria, comenzó el debate sobre el presupuesto por parte de los grupos políticos, que ya en días anteriores se habían encargado de mostrar y justificar sus posturas, que ayer mantuvieron. El equipo de Gobierno defendió su propuesta de presupuesto, “equilibrados”, manifestando su orgullo por la continuidad de los mismos, mientras que en la oposición, los grupos del PSOE y UPYD-Centrados en Segovia, demandaron más ambición en la gestión, y no haberse convertido en “meros administradores”. Por su parte, la diputada no adscrita valoró e incluso elogió los presupuestos elaborados por el Grupo popular, dándoles su apoyo.

El portavoz del PSOE, Alberto Serna, fue el más crítico con las cuentas que, en su opinión, “no van a servir para implementar las nuevas políticas que nuestra provincia necesita”, lamentando que no se haya tenido en cuenta ninguna propuesta de las planteadas por su grupo, entre ellas, unos planes provinciales contra la despoblación, la creación de un consorcio provincial de gestión del agua y la creación de una línea de ayudas a las organizaciones agrarias. “Nos hallamos ante un fin de ciclo del presidente de esta institución y un fin de ciclo del PP que, desoyendo las necesidades de nuestra tierra, no ha sabido hacer de esta diputación una verdadera entidad prestadora de servicios a los vecinos de nuestro medio rural”, afirmó Serna, quien añadió que todas esas medidas se harán realidad a partir del 26 de mayo de 2019, con el PSOE en el equipo de Gobierno.

Por su parte, el diputado de UPYD-Centrados en Segovia, Juan Ángel Ruiz, que se abstuvo en la votación, valoró algunas de las iniciativas que incluye el presupuesto, pero introdujo una enmienda por la que solicitaba, entre otras cuestiones, ampliar los recursos del plan derivado del Convenio de Sequía, elevar las ayudas a emprendedores, y apoyar un proyecto de arqueología en Ortigosa del Monte. Su enmienda fue finalmente rechazada. Desde el Grupo popular, su portavoz, José Luis Sanz Merino, defendió unos presupuestos “inversores”, con unos 8 millones de inversión, con el Plan de Ayudas e Inversiones Municipales (PAIM) como principal proyecto de esta legislatura. También destacó los recursos propios que se destinarán a la red de carreteras de la provincia, así como los dedicados al fomento del empleo, servicios sociales y emprendedores.

“Hemos elaborado un presupuesto dinámico, en el que puede haber modificaciones, cuando se vayan generando recursos, y dar respuesta a muchas propuestas”, se refirió Sanz Merino, dirigiéndose al Grupo socialista, que previamente había criticado la no inclusión de ninguna de sus iniciativas en las cuentas.