La iglesia de San Sebastián volverá en breve a estar en obras. / KAMARERO
Publicidad

La diócesis procederá en los próximos días a emprender las obras  de consolidación de la cubierta de la iglesia de San Sebastián, que sufrió hace algunas fechas el hundimiento en la cubierta de la nave central ocasionando daños estructurales al templo.

El proyecto cuenta ya con la autorización de la Comisión Territorial de Patrimonio, que ayer dio el visto bueno a las obras con carácter de urgencia, y bajo esta premisa será tramitado en el Ayuntamiento de la capital para poder comenzar a trabajar en la zona afectada “en los próximos días, si es posible”, aseguraron fuentes de la Delegación Diocesana de Patrimonio.

La zona afectada por el hundimiento se sitúa en la intersección de la cubierta de la nave central, el presbiterio y la torre del templo, donde el desprendimiento de una de las limas de sujeción echó abajo cerca de 11 metros cuadrados de cubierta.

Los trabajos  a realizar, conforme al proyecto presentado ayer en Patrimonio consisten en el desmontaje de la zona y la sustitución de los pares afectados, así como la consolidación del sistema estructural de madera aserrada y la aplicación de mortero de cal aérea en los paramentos, para concluir con la cobertura  de teja cerámica curva recuperada antes de las obras.

Mientras se desarrollan los trabajos, la iglesia permanecerá cerrada al culto, ante el “riesgo de colapso y hundimiento sobre la bóveda”, tal y como señala la Comisión Territorial en una nota de prensa.

La Delegación Diocesana de Patrimonio reconoce la “afección estructural” en el templo causada por el hundimiento, y señaló que la urgencia de la intervención permitirá evitar males mayores, así como devolver las condiciones de seguridad a la iglesia.

En cuanto al presupuesto, señala que la diócesis invertirá “entre 10.000 y 15.000 euros” para el desarrollo de estas obras, ya que la iglesia no está asignada a ninguna parroquia y tampoco cuenta con la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), aunque está ubicada en el ámbito del conjunto histórico del recinto amurallado, que si cuenta con esta declaración.

Restauración

En otro orden de cosas, la Comisión Territorial de Patrimonio ha autorizado la restauración del realejo de la Capilla del Santísimo de la Catedral. El proyecto presentado para restaurar este órgano portátil construido en el siglo XVIII por la familia de organeros Echevarría incluye un detallado diagnóstico de conservación del instrumento con la propuesta de actuación que se va a llevar a cabo en cada una de sus piezas.

Por otra parte,  Patrimonio ha autorizado la instalación de un ascensor en el Palacio del Marquesado de Lozoya, sede del Colegio Oficial de Arquitectos, con el que esta institución pretende salvar los problemas de movilidad para el acceso a las oficinas, salón de actos, galería, biblioteca y solana.