07-1kama_Confederacion-Española-Centros-Estudios-Locales-Asamblea_KAM4414
Carlos Muñoz de Pablos explicando detalles de las vidrieras de la catedral. ./ KAMARERO
Publicidad

Como cada año y con motivo de la Semana Santa, el Cabildo Catedralicio ofrece un encuentro con el arte y la devoción en el interior del templo. Así, para los días 8, 9 y 10 de abril se han organizado tres visitas guiadas a las 19:00 horas a diferentes niveles de la balaustrada para observar de cerca un total de doce vidrieras que trasladan al tiempo de la Cuaresma, Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

Estas visitas guiadas contarán con un aforo limitado de 20 personas y vienen acompañadas de un factor muy especial: poder escuchar a varios metros del suelo el mensaje que quieren transmitir los vitrales a través de sus formas y colores, su función artística y los criterios de restauración seguidos. La inscripción para cada una de las visitas se hará de forma presencial en la taquilla de acceso al templo siendo posible realizar la reserva para un acompañante más.

Será un guía del templo junto a un canónigo quienes den la bienvenida a los asistentes en un tour que comenzará en el interior de la Catedral. Una introducción breve resumirá algunas de las características más sobresalientes de las 157 vidrieras, consideradas uno de los conjuntos más logrados desde el punto de vista catequético de España.

A continuación, las escaleras de acceso en la capilla de la Concepción dirigirán a los visitantes al primer nivel de la balaustrada de la nave del Evangelio, en la fachada occidental. En esta parada se explicarán cinco vidrieras que trasladan a los días anteriores a la muerte de Cristo, entre las que destacan la «Entrada de Jesús en Jerusalén» o «La Última Cena».

Desde esta primera altura podrá verse como cada una de las ventanas se componen por tres vidrieras en forma de tríptico: un vano central, de mayor tamaño que narra una escena del Nuevo Testamento, y dos laterales con pasajes del Antiguo Testamento. En la segunda parte del recorrido, la explicación se realizará en la balaustrada principal, y la atención estará centrada en las seis vidrieras sobre la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo. Por último, desde esa misma altura se observará la última vidriera: el Juicio Final. Diseñada por Carlos Muñoz de Pablos resalta por el estilo diferenciado debido a su contemporaneidad y fecha de realización, 2017. Una vidriera que cierra con la resurrección de la carne al final de los tiempos.

Con esta iniciativa se pretende dar continuidad a la divulgación artística y del significado religioso de cada uno de los rincones de la Catedral. Esta vez queriendo añadir este recorrido para que ayude a que el visitante pueda adentrarse en la estructura de la Catedral y conocer el delicado trabajo que supone restaurar las vidrieras a una altura considerable.

En este sentido, el Cabildo quiere concienciar que el templo se convierta durante la Semana Santa en lugar de encuentro para vivir la fe propia del Triduo Pascual, además de ser epicentro artístico y cultural durante estos días en Segovia.

Restauración de las vidrieras de la Catedral

La Catedral de Segovia cuenta con un total de 157 vidrieras, 108 de carácter iconográfico, pertenecientes a distintos autores, épocas y estilos distribuidas a lo largo de las naves, crucero, capilla mayor y girola. Vitralistas españoles y flamencos plasmaron en ellas desde el s. XVI hasta 1916 los misterios de la vida de Jesucristo y de la Virgen María además de muchos de los milagros del ministerio público del Mesías.

En concreto, del s. XVI datan 62 vidrieras pintadas entre 1544 y 1548 por Nicolás de Holanda, Nicolás de Vergara, Pierre de Holanda, Pierre de Chiverri y Gualter de Ronch que dan luz a lo largo de la nave central y las naves laterales. De estilo manierista, en todas ellas se ilustra el Misterio de la Redención.

En el crucero se contemplan 10 vidrieras realizadas entre el 1682 y 1688, obra de Francisco Herranz, con el ciclo de la Vida de la Virgen. Al mismo autor pertenecen las 21 vidrieras de los 7 trípticos que decoran la girola, centradas en los milagros del Mesías y fechadas entre el 1679 y 1684. En el presbiterio los santos segovianos se inmortalizan en 7 vidrieras que se manufacturaron en 1916 en la Casa Maumejean de Madrid, fundada por el vidriero Jules Pierre Maumejean. Por último, entre las 108 de tema iconográfico destacan las 4 vidrieras de la base del cimborrio que representan a los Padres de la Iglesia -1687 a 1689-.

Completan el conjunto de 157 vidrieras las 8 de la linterna de la cúpula, 32 vidrieras de las capillas laterales y absidiales y 13 correspondientes a cuatro huecos en formas de tríptico de los laterales del presbiterio, sin olvidar la situada en la parte más alta de los pies de la nave central. Esta última ya cerrada por la vidriera del Juicio Final, realizada por el maestro vidriero Carlos Muñoz de Pablos.

Cuando comenzó la restauración del conjunto de vidrieras en el año 2010 el taller al que se confió este proyecto de recuperación, Vetraria Muñoz de Pablos, comprobó que de los 541 metros cuadrados realizados se habían perdido un 32%. Tras más de nueve años de intervención los trabajos han avanzado, si bien los plazos han sufrido una dilatación al igual que el presupuesto, que ya asciende a los 1.001.200 €. Esta gran intervención aún no tiene fecha cerrada para su finalización total.