Juan Tapia, Presidente de Pallet Tama. / EL ADELANTADO
Juan Tapia, Presidente de Pallet Tama. / EL ADELANTADO
Publicidad

Juan Tapia, presidente de Pallet Tama conversa con EL ADELANTADO sobre la situación actual del sector de la industria de la madera en el aprovechamiento de los pinares, los beneficios del pellet y la evolución de dicho mercado en los últimos años.

— ¿Qué es el pellet? ¿Qué beneficios tiene su consumo para el medio ambiente?
— El pellet es una innovación del combustible más antiguo que conoce la humanidad para producir energía. El resultado de esto es un granulado de madera virgen que permite un suministro automatizado a las estufas y calderas. De esta manera, puede competir en comodidad con cualquier otro combustible, de una forma absolutamente ecológica, y con emisiones neutras de CO2. Al ser un combustible proveniente de la madera, y haciendo siempre una explotación sostenible del medio ambiente (entresacas y clareos de los arboles antes de su total envejecimiento), se garantiza con su consumo y fabricación una limpieza continua del bosque, la disminución de incendios, unos pinares sanos y su continuidad, rejuvenecimiento y regeneración a lo largo de los años. Así, a medida que se va rejuveneciendo el bosque, se disminuye el CO2 presente en la atmósfera, ya que las plantas son los elementos destructores de CO2 del planeta.

— ¿Cómo ha evolucionado la fabricación de pellet en los últimos años y en especial en la provincia de Segovia?
—El pellet es un mercado aún joven en España, aunque en Europa se viene utilizando desde hace más de 15 años. El crecimiento en estos países ha sido muy importante y, aunque en España (y Segovia) no existía la cultura de este tipo de combustible, durante los últimos cinco años la implantación de estufas y calderas ha crecido exponencialmente y con ello el consumo y la fabricación.

— ¿Qué medidas serían necesarias desde la administración para favorecer esta industria?
— Las administraciones municipales, provinciales y autonómicas, son las mayores propietarias de bosques en Castilla y León. El control que existe por parte de la Junta desde hace muchos años es exhaustivo y ordenado. Ha servido muy bien para los usos de la madera en anteriores décadas. Actualmente, hay que adaptarse y tomar conciencia de los nuevos usos de la madera como son la biomasa o el embalaje, sectores en los que nosotros estamos muy introducidos. Esto requiere una renovación más rápida de los bosques poniéndolos en explotación permanente y con ciclos más cortos. Con ello se incrementaría la producción, la salud y la economía de los bosques.

— ¿Qué problemas se han encontrado para la explotación de los bosques?
— Quizá el problema más importante es el cambio de mentalidad ya mencionado en la anterior pregunta. Con ese cambio se puede conseguir evitar burocracia, para lo que habría que modernizar sistemas de control, lo cual nos permitiría ofrecer información de cuál debe de ser el método a establecer para obtener unos mejores rendimientos. Esto es algo que ya existe en países muy productores de madera, de los que deberíamos copiar para aportar importantes beneficios a una de las regiones forestales más importantes de Europa, como es Castilla y León.

— ¿Qué impacto ha tenido en Sanchonuño la implantación de Pallet Tama, en la actividad económica y en el empleo?
— Pallet Tama, en sus poco más de 30 años de funcionamiento, ha conseguido emplear junto con Naturpellet a más de 150 personas en puestos de trabajo directos y, a través de las materias primas que consume (se elevan a una cifra de aprox. 150.000 tn de madera anuales), fijar al menos otros 150 puestos de trabajo indirectos. Esto hace que las 300 familias que trabajan en esta actividad, hayan fijado su residencia y, por lo tanto, población, en la zona. Es por esto que es muy importante desarrollar este tipo de industrias, que se suministran tanto de materias primas como de mano de obra, en el mundo rural. La capacidad de absorción de empleo en el sector forestal es grande como consecuencia de las expectativas que generan estas nuevas actividades, abriéndose un panorama halagüeño en Castilla y León si somos capaces de orientar nuestros recursos naturales de cultivos extensivos, que antes no tenían demanda en el mercado.

— ¿Cómo ha evolucionado el mercado de los pellets estos últimos años? ¿es un sector al alza?
— En Europa se producen y consumen más de 50 M de toneladas de pellet. En España estamos en unas 500.000 tn. Países similares con influencias mediterráneas, como puede ser Italia, está en este momento en 3 M de toneladas y sigue creciendo. Esto induce a pensar que, al consumir seis veces menos que Italia, el recorrido que tenemos por delante es bastante importante y permite tener un optimismo importante de cara al futuro de este producto. Evidentemente, estos crecimientos tan importantes no vienen dados solamente por el ahorro económico que supone pasar de combustibles fósiles a biomasa (aprox. un 50 % frente al gasoil), sino que también influye mucho en Europa la cultura medioambiental que induce a contaminar lo menos posible y que está consiguiendo que la conciencia de los usuarios les guíe a utilizar este tipo de combustibles que, dicho sea de paso nuevamente, es el más antiguo de la humanidad.