El coronel Andrés entrega a Paloma Rapp el premio ‘San Cristóbal’ en el transcurso del acto militar de celebración de San Cristóbal. / KAMARERO
Publicidad

El mantenimiento  y la reparación de los vehículos de transporte, carros de combate y obuses autopropulsados que la Base Mixta tiene encomendadas ha supuesto en 2018 el empleo de más de 80.000 horas de trabajo para desarrollar las 3.000 tareas asociadas a esta  misión. El dato habla por si solo de la elevada carga de trabajo del centro fabril militar, que  ha aprobado el Plan Director de Mantenimiento de las instalaciones para los próximos cinco años, y trabaja para adecuar su sistema de gestión de calidad a la normativa PECAL 2110, prevista por las Fuerzas Armadas.

El coronel Santiago Andrés, jefe del Parque y Centro de Mantenimiento de Sistemas Acorazados número 2 (PCMASA) dio a conocer ayer el balance de la actividad del centro en el tradicional discurso con motivo de la celebración del ‘Día de la Unidad’, coincidiendo con la festividad de San Cristóbal, patrón del servicio de automoción. El acto militar tuvo lugar en las instalaciones del centro fabril, presidido por el jefe del la Secretaría General Mando de Apoyo Logístico del Ejército (MALOG) general José Manuel de la Esperanza y Martin-Pinillos, al que asistió una amplia representación de las autoridades locales y provinciales.

En  su intervención, el coronel destacó el trabajo de mantenimiento realizado durante el pasado año, donde se ha efectuado la transformación completa de 30 vehículos de transporte oruga acorazado (TOA) en diferentes versiones, así como de cuatro transportes oruga de montaña (TOM) y de ocho obuses ATP, así como la revisión y reparación de  cinco carros de combate Centauro.

Andrés subrayó en  los datos del balance de la actividad desarrollada en los últimos 12 meses la actividad de la vertiente logística del centro, que ha atendido más de 6.600 órdenes de abastecimiento a las unidades del Ejército de Tierra, destacando el esfuerzo realizado para mantener la disponibilidad operativa de los (TOA) desplazados en misión a Letonia.

La capacidad de la Base Mixta para atender las necesidades de mantenimiento en las unidades del Ejército se subraya en el apoyo móvil que los equipos desarrollan en las unidades de Artillería, donde se han realizado un total de  140 revisiones hipocelométricas que han obligado a los equipos a realizar una media de 7.500 kilómetros en materia de desplazamientos.

Todo ello ha supuesto también una considerable gestión económica de los recursos,  habiéndose tramitado más de un centenar de contratos y expedientes de gasto por importe de más de cuatro millones de euros para actividades logísticas y de 500.000 euros para el mantenimiento de la base, alcanzando un porcentaje del 99% en la ejecución del gasto.

El acto de celebración incluyó la entrega de premios y distinciones al personal civil y militar, así como la del premio ‘San Cristóbal’, que este año ha recaído en Paloma Rapp Fernández en atención a sus 33 años de trabajo en el centro.