Curva de la avenida de Padre Claret que forma parte del tramo donde se cambiará adoquín por asfalto. / Kamarero
Publicidad

El Ayuntamiento ha anunciado que el próximo lunes comenzarán las obras programadas para renovar el firme de la calzada en el tramo de la avenida de Padre Claret situado entre el acceso a la calle Soldado Español y la glorieta de Dionisio Duque. El plazo de ejecución es de siete semanas aunque inicialmente el proyecto contemplaba un periodo de cinco. La causa hay que buscarla en las medidas de regulación del tráfico, con semáforos, desvíos, etc., así como los tiempos para el endurecimiento del hormigón.

Durante la primera fase de ejecución de estas obras, una semana —más un mes para el endurecimiento del hormigón—, se levantará el firme actual de adoquín y se trabajará entre la avenida Padre Claret y la calle Soldado Español.

Para ello será necesario cortar el acceso rodado en la calle del Soldado Español entre la avenida de Padre Claret y el cruce con la calle del Alamillo. También en esta fase será necesario el estrechamiento de la calzada de la avenida de Padre Claret, permitiendo la circulación en ambos sentidos con tráfico alterno regulado por semáforos.

El Ayuntamiento justifica la intervención en este tramo de Padre Claret por los muchos problemas que se han producido desde la construcción del aparcamiento subterráneo “debido a la falta de estabilidad del firme” e indica que “aunque se ha procedido a su reparación, esta no consigue mantener la geometría, dando lugar a hundimientos, pérdida de regularidad y, en consecuencia, una rodadura tremendamente incómoda”.

Hay que destacar que inicialmente era la empresa concesionaria del parking, Isolux, la que por contrato tenía la obligación del mantenimiento de la avenida en el tramo coincidente con la superficie de las instalaciones.

Sin embargo, el Gobierno municipal socialista alcanzó un acuerdo hace ahora dos años para dar respuesta al reequilibrio económico que había reclamado Isolux, por una cantidad que ascendía a 3.728.00 euros, como consecuencia del bajo rendimiento del aparcamiento entre 2013 y 2016. Entre otros puntos, El Ayuntamiento asumía con ese acuerdo el mantenimiento de la calzada y aceras de toda la avenida.

Para buscar una solución, si no definitiva al menos duradera, el equipo de Clara Luquero ha optado por sustituir el adoquín por losa de hormigón que se armará con mallazo y se hará trabajar solidariamente con la preexistente mediante la aplicación de un puente de unión y unas horquillas de acero corrugado.

Por último se asfaltará mediante una capa de rodadura de mezcla bituminosa en caliente.

Viales Padasilma, la misma empresa que ha reurbanizado la calle de San Juan, es la adjudicataria de estas obras por un total de 91.819 euros, rebajando en 12.462 euros el presupuesto de licitación.