13-3-colegio-Martin-Chico-AECC-Desayunos-proteccion-solar
La proteccion solar es fundamental en los meses estivales./KAMARERO
Publicidad

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) ha puesto en marcha un novedoso programa escolar destinado a fomentar entre los niños la aplicación de protectores solares antes de salir al recreo o iniciar una actividad al aire libre. Con este fin, los profesionales de la Asociación ha llevado dispensadores de protector solar para cara y cuerpo a las aulas de los colegio Elena Fortún y Martín Chico, gracias a la colaboración de un laboratorio.

El reparto se ha hecho entre los grupos de primero, segundo y tercero de Primaria —un bote por clase—, ya que los promotores del programa entienden que los niños de estas edades (6, 7 y 8 años) pasan mucho tiempo expuestos al sol y que, a su vez, son muy receptivos a la hora de incorporar hábitos saludables que podrán mantener el resto de su vida.

La presidenta de la AECC de Segovia, Ana Sanjosé, precisa que se trata de un proyecto piloto, creado y puesto en marcha en Segovia, con el propósito de ampliar su cobertura en próximos cursos. De hecho, el curso 2018/2019 se llevará a cabo en cinco colegios con la colaboración del Colegio Oficial de Farmacéuticos, según ha anunciado Ana Sanjosé.

El equipo de la AECC de Segovia pretende inculcar a los niños medidas de prevención para que ellos también sean agentes de cambio en sus casas. Quieren que la aplicación de protección solar deje de ser un acto puntual, delimitado a las jornadas de piscina o playa, y se incorpore al día a día de los niños como una práctica tan normal como peinarse o lavarse las manos. Como medida educativa, además de llevar los dispensadores a las aulas, los especialistas de la AECC han ofrecido charlas a alumnos, padres y profesores este mes de junio en los colegios Elena Fortún y Martín Chico explicando los beneficios y riesgos para la salud que guarda el sol.

Ana Sanjosé aclara que, frente a lo que muchos ciudadanos piensan, el índice de radiación ultravioleta (UVI) en Segovia es más alto que en la playa, debido a que aumenta con la altitud, por eso “hay que darse protección siempre que se sale a la calle, incluso en los días nublados”, añade.