El presupuesto municipal tiene que ser aprobado por el pleno y por mayoría simple; es decir, la mitad más uno. / Rocío Pardos
Publicidad

El municipio está sin presupuesto ¿quién lo ‘presupuestará’? De momento no hay respuesta. La alcaldesa, Clara Luquero, se limita a decir que está pendiente “una segunda ronda de contactos, ya ha habido una primera con todos los grupos políticos y se está a punto de la siguiente”.

Al ser preguntada sobre la marcha de las negociaciones con la oposición —el Gobierno municipal socialista necesita al menos el apoyo de un concejal de las otras formaciones, ya que los socialistas suman únicamente 12 de los 25 concejales de la corporación—, de la boca de la regidora, en otras ocasiones tan locuaz, solo sale muy bajito un “prefiero esperarme a una segunda ronda antes de anticiparme a nada”.

Al insistir sobre si eso significa que los cuatro grupos de la oposición no están por la labor de colaborar para que el Ayuntamiento tenga pronto presupuesto, Luquero lo resume así: “vamos a dar una última oportunidad a ver lo que sucede. Segunda ronda, última oportunidad”.

En principio, el presupuesto debería presentarse al pleno de la corporación, para su debate y aprobación, antes del 31 de diciembre del año anterior. Los expertos en administración local aconsejan por ese motivo que los trabajos de elaboración y entrega de documentación a la oposición deberían comenzar durante el último trimestre del año.

Después, el concejal de Hacienda tiene que convocar una comisión informativa de Hacienda en la que se debate el contenido del borrador del presupuesto y a la misma suelen asistir el interventor y el secretario municipales para aclarar dudas.

La comisión emitirá un dictamen; es decir, un documento que explica la posición de los concejales que la forman y los votos a favor y en contra del presupuesto presentado. En el dictamen pueden incluirse los cambios que se hayan acordado a propuesta de la oposición, aunque hay que destacar que la presentación del presupuesto es competencia exclusiva de la alcaldesa, lo que significa que, en ningún caso, tiene la obligación legal de incluir otras propuestas.

Una vez dictaminado el presupuesto, la alcaldesa convocará un pleno extraordinario en el plazo mínimo de dos días desde que el expediente completo está listo y a disposición de todos los concejales.

Finalmente, en esa sesión plenaria se debatirá el presupuesto y se someterá a la votación de los 25 concejales que forman la corporación: 12 del Grupo Socialista, que forman el equipo de Gobierno, 8 del Grupo Municipal Popular, 2 del Grupo Municipal de Ciudadanos, 2 del Grupo Municipal de UPyD Centrados en Segovia y 1 de Izquierda Unida.

Para que el presupuesto sea aprobado es necesaria mayoría simple; es decir, la mitad más uno de los votos.