Fernando Abril-Martorell
El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, el miércoles pasado en el Ayuntamiento de Segovia. / Kamarero
Publicidad

La alcaldesa, Clara Luquero, se ha mostrado enfadada con las críticas que recibe desde la oposición municipal, con Ciudadanos y Partido Popular como principales arietes esta semana, después de que se diera a conocer el nombre de las ocho empresas interesadas en ubicarse en el edificio CIDE del Círculo de las Artes y la Tecnología de Segovia (CAT). En este sentido, reclama trabajo conjunto en este tema.

Tras las críticas y desconfianza que mostró el miércoles la portavoz de Cs en el Ayuntamiento, María José García Orejana, ayer jueves fue el Grupo Popular el que cuestionó una vez más el alto coste del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial pero también reclamó garantías sobre las obras pendientes para terminar el edificio.

El principal grupo de la oposición reprocha a Luquero el momento elegido para presentar el nombre de las empresas, en pleno proceso de elaboración de los presupuestos, tildándolo de “chantaje” para condicionar su posible apoyo a unos presupuestos cuya mayor inversión, casi tres millones, será de nuevo para el CAT.

En el PP recuerdan que el 27 de noviembre, y a petición de su grupo municipal, se celebró una comisión extraordinaria para hablar del futuro del CIDE en la que no hubo ninguna respuesta a las preguntas que plantearon.

“Ni información, ni datos, ni compromisos, ni nombres de empresas, tampoco nos dijeron nada del plan de gestión o de si había o no un planeamiento exterior; es decir, no nos dijeron nada de nada”, señala el concejal popular Darío Reques. “Y en menos de 15 días,”, apunta, “la alcaldesa da a conocer el nombre de 8 empresas interesadas en instalarse en el edificio de emprendedores”.

Los populares creen que “está claro que tienen un plan, pero un plan en clave electoral porque están midiendo muy bien los tiempos y las presentaciones”.

Reques apunta que si realmente hubiera un plan de gestión definido se sabrían más datos, detalles de las necesidades que van a tener las empresas, condiciones en las que vienen, posibles previsiones a nivel de empleo o lo que va a suponer el mantenimiento del edificio, entre otras.

El principal grupo de la oposición ha hecho sus cuentas: “Suponiendo que estas empresas tengan una media de 12 empleados trabajando en las oficinas del CIDE, serían 96 personas y si dividimos los 25 millones de euros que se han gastado en el CAT entre esas 96 personas, estaríamos hablando de que cada puesto de trabajo nos ha costado a los segovianos más de 260.000 euros. Normal que exijamos garantías”.

Inciden también en la importancia de terminar las obras a tiempo para que las empresas puedan estar operando allí el próximo verano, fecha marcada por la propia alcaldesa. “Ojalá el edificio esté concluido para esa fecha porque hasta ahora no se han adjudicado las obras y lo previsto para este año que está a punto de terminar tampoco se ha hecho.

Palos

Ante estas críticas la alcaldesa ha comentando que “es lo menos que esperaba, después de todos los palos en la rueda que ha habido durante todo este tiempo, ahora podemos poner algún problema más, algún inconveniente, pues no se cuál es el objetivo, como no sea el puramente partidista y electoralista; no lo entiendo”.

Para Luquero, se trata de un tema clave, el futuro desarrollo económico de la ciudad, de ahí que piense que “tendríamos que estar trabajando conjuntamente todas las formaciones políticas del Ayuntamiento. Es que está mucho en juego, es que perdemos población, es que los jóvenes se van porque no hay empleo”.

En la rueda de prensa que habitualmente ofrece los jueves, la regidora reiteró que en su opinión desde la oposición se hace una política partidista, “ombliguista”, con el asunto del CAT.

“Imaginen el esfuerzo que es estar con el presidente de una empresa de primera división como es Indra para que venga a Segovia a generar empleo para nuestros jóvenes, empleo cualificado, y el mismo día en la prensa, y los anteriores y posteriores, lo único que oigamos sean noticias negativas”, indicó.

Sin decir su nombre, reveló que hay un gran empresario que al ver “lo que se está diciendo, ha exclamado ‘pero cuánta miopía’”.

En definitiva, aseguró que el Gobierno municipal ha hecho “honestamente lo que creíamos que había que hacer” e insistió en que “en un tema como este, que es fundamental, tenemos que ir todos a uno”.