08-2kama_CAT-Obras_KAM4615
El espacio del CAT sumaba más de 72.000 metros cuadrados e iba a albergar siete edificios. Solo este se ha construido. / Kamarero
Publicidad

La alcaldesa Clara Luquero ha insistido en que la parcela situada en la zona del Círculo de las Artes y la Tecnología (CAT) que una sentencia, ratificada en segunda instancia por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, obliga a expropiar, es suelo rústico, por lo que indica que el precio a pagar a los propietarios se corresponderá con esa calificación. (se abre en una ventana nueva)

Luquero comentó por la mañana que los servicios jurídicos del Ayuntamiento estaban analizando todavía el auto de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del tribunal autonómico, que fue comunicada a las partes, entre ellas al Ayuntamiento de Segovia, el viernes pasado.

En cualquier caso, admitió que el auto da la razón a los titulares del bien; es decir, del terreno, por lo que el Ayuntamiento “comenzará ahora a tramitar la expropiación de esa parcela que nosotros no habíamos ocupado, y que seguía estando a disposición de los titulares privados”, explicó Luquero.

La regidora añadió que “las decisiones judiciales no se discuten, y el Ayuntamiento realizará hora su hoja de aprecio, que es la valoración de ese suelo, que recuerdo que no se trata de suelo urbano, sino rural (sic) como dice la Ley de Urbanismo de Castilla y León. Los titulares harán también su valoración, y todo empezará ahí. Recuerdo que no se trata de suelo urbano, por lo que su precio será mucho menor”.

Recorrido en los tribunales

En este sentido, convino en que “habrá discrepancia seguro, porque los titulares del bien dirán que vale la luna, y nosotros diremos que según el informe de nuestros técnicos vale lo que tiene que valer según la calificación del suelo del que se trata. Si hay discrepancias imagino que acabaremos en los tribunales”.

La alcaldesa reiteró que a lo que obliga la sentencia es a iniciar el procedimiento de explotación, y anunció que habrá una partida en el presupuesto municipal del próximo año con la valoración que hayan realizado los técnicos municipales de ese terreno.

Se trata de una parcela de alrededor de 6.000 metros cuadrados cuyos propietarios declinaron en su momento sumarse a un acuerdo con el Ayuntamiento para la permuta por otros terrenos en la zona de Prado Bonal. En su lugar, reclaman una expropiación que los tribunales han admitido.