La alcaldesa, junto a parte de los voluntarios de la Agrupación y responsables de los servicios municipales a los que sirve de apoyo. / Kamarero
Publicidad

Poner en marcha la nueva Agrupación de Protección Civil de Segovia ha tenido un coste de unos 50.000 euros para el Ayuntamiento, según la estimación de la alcaldesa, Clara Luquero, que ha presentado en la Plaza Mayor a este colectivo integrado por 15 voluntarios entre los 18 y los 65 años, de perfiles profesionales muy diferentes y entre los que hay 4 mujeres.

La alcaldesa, acompañada por el concejal de Protección Civil, Ramón Muñoz-Torrero; del jefe del Servicio municipal de Extinción de Incendios y Salvamento, José Luis del Pozo, así como de seis de los voluntarios, incluyendo el jefe de la Agrupación, Julián Muñoz Sanz, ha reiterado en varias ocasiones, el agradecimiento, en nombre de la ciudad, a estos segovianos “que de manera altruista y generosa quieren colaborar con la sociedad en la que viven”, apoyando a los servicios municipales en casos de catástrofes, de necesidades colectivas o en concentraciones ciudadanas en espacios públicos cuando se llevan a cabo eventos culturales o deportivos.

Luquero ha hecho especial mención al apoyo que van a tener los barrios segovianos durante la celebración de sus fiestas patronales con esta Agrupación de Protección Civil que, tras recibir sus integrantes un curso de formación específico, empezó a ejercer sus funciones en la Carrera Fin de Año, el 31 de diciembre, y pocos días después, el 5 de enero, en la Cabalgata de Reyes.

Como apoyo a los servicios municipales de Extinción de incendios y Salvamento, y a la Policía Local, la actuación de esta agrupación se centra de forma permanente y regularizada, en el campo preventivo, operativo y de colaboración con ambos, especialmente en situaciones de emergencias, catástrofes, calamidades públicas, grandes concentraciones y actos de repercusión social en los que exista riesgo.

Según marca el reglamento municipal que la regula, otras funciones son colaborar en la elaboración y mantenimiento de los Planes de Emergencia Municipal; asesorar y divulgar los Planes de Autoprotección; diseñar y realizar campañas de divulgación, sin perjuicio de las competencias atribuidas a otros organismos; actuar en dispositivos operativos extraordinarios de carácter preventivo y atender a afectados en emergencias: evacuación, albergue, etc.

Su ámbito de actuación es el término municipal de la capital y su sede se encuentra en el antiguo Parque de bomberos, que ha sido acondicionado con una inversión algo superior a los 14.000 euros y cuenta con el equipamiento necesario para cumplir su misión: uniformes y una ‘pick up’ o todoterreno. Este vehículo ha tenido un coste de 24.000 euros.

Los responsables municipales han explicado que de momento se va a mantener este número de voluntarios (todos los que se presentaron a la convocatoria pública y cumplían los requisitos), aunque no descartan que más adelante, cuando el grupo esté consolidado, se estudie una ampliación.

Estos voluntarios de Protección Civil no reciben remuneración económica por sus labores de apoyo y, por lo tanto, su disponibilidad está supeditada también al tiempo libre de que disponen fuera de sus lugares de trabajo. En este sentido, hay estudiantes y jubilados (entre ellos un exbombero de Segovia) pero también personas como el propio jefe de la Agrupación que es técnico del 112 Emergencias de Castilla y León.

Muñoz Sanz, que procede como otros voluntarios, de la Agrupación de Protección Civil de La Granja, ha recalcado que la característica principal de todos ellos es tener voluntad para ayudar a sus convecinos y, a pesar de las dificultades que puedan surgir para compaginar esta actividad con su vida laboral, “al final sacas tiempo porque te llena”.

En su caso, con una experiencia anterior de casi 12 años en la agrupación granjeña, considera que puede aportar experiencia “en una labor que nos ha gustado desde siempre”.