Pontón helado
Las bajas temperaturas han motivado que alguna mañana el embalse del Pontón apareciera con una capa de hielo. / Tamara de Santos
Publicidad

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé temperaturas mínimas en torno a los -8 grados centígrados en la provincia, en zonas de meseta, desde las cero horas del viernes 4 y alerta de que podrían reproducirse en la madrugada del día 5 hasta las 10 horas de esa jornada.

La previsión es muy similar en todas las provincias de Castilla y León, a excepción de Palencia, según informa Europa Press, que también recoge una serie de recomendaciones remitidas por la Delegación del Gobierno en la Comunidad Autónoma, como llevar cadenas o neumáticos de invierno y prestar especial atención por la posible presencia de placas de hielo.

Para quienes sea imprescindible viajar por carretera es aconsejable que se informen antes de la situación meteorológica y el estado de las carreteras, revisen el vehículo y atiendan las recomendaciones de Tráfico, además de revisar el estado de los neumáticos, del anticongelante y de los frenos y llenar el depósito de la gasolina.

Por otro lado, la Delegación del Gobierno recuerda que es útil llevar ropa de abrigo y un teléfono móvil con batería de recambio y/o cargador de automóvil y, si se está atrapado en la nieve, permanecer en el coche, con la calefacción puesta, renovando cada cierto tiempo el aire, y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo.

En caso de quedarse aislado y necesitar ayuda, se aconseja no intentar resolver la situación por sí mismo, sino tratar de informar de este hecho y, salvo que la situación sea insostenible, esperar asistencia.

Además, ante un aviso por frío intenso es recomendable interesarse por las personas mayores y enfermas, así como por las que viven solas o en zonas aisladas.

Por municipios

La estación de la Aemet en Cuéllar es la que puede registrar de nuevo mínimas de 8 grados centígrados bajo cero de madrugada, según la previsión de esta agencia estatal, y de -7 la mañana del día 5. Las máximas estarán entre los 10 y los 11 grados en la comarca cuellarana.

Temperaturas máximas similares tendrán en Ayllón, Cantimpalos, El Espinar, Hontanares de Eresma y Sepúlveda, aunque allí las mínimas no bajarán de -2, mientras en Cantalejo la previsión es de -4, en Carbonero el Mayor -6, en Coca -5, en La Lastrilla y Espirdo entre 0 y -1 grados, en Nava de la Asunción -4, un grado menos en Navas de Oro, 1 grado positivo en Palazuelos de Eresma, el Real Sitio de San Ildefonso y Riaza, 0 grados en San Cristóbal de Segovia, – 1 en la capital segoviana, donde la máxima no superará los 10 grados el fin de semana, predicción que prácticamente calca Torrecaballeros, mientras en Villacastín la mínima hoy se acercará a -3 grados centígrados.

El municipio de Cuéllar registró, con -8,1 grados, la temperatura mínima de toda España en el primer día del año, según datos de la Aemet, y el día 31 los cuellaranos amanecieron con -8,4 grados y es previsible que encadenen mínimas similares hasta el lunes 7 de enero ya que predominarán los cielos poco nubosos o despejados en el centro de la península, lo que favorece las heladas, especialmente intensas en zonas de meseta.

2018 ha sido uno de los más lluviosos de las últimas décadas

Adrián Escobar analiza en su web meteosegovia.es la pluviometría del año pasado en la provincia de Segovia, recalcando que el primer trimestre fue especialmente relevante por el número de nevadas, algunas muy copiosas como la del día de Reyes.

En ese análisis, Escobar comenta, por ejemplo, que hubo nevadas en diez días de marzo, un récord para ese mes del año en la provincia.

Siguieron las lluvias de primavera que llenaron todos los embalses segovianos, casi secos en noviembre de 2017, mientras el verano no fue especialmente relevante, a juicio de este estudioso de los fenómenos meteorológicos, “con las típicas tormentas veraniegas y un agosto muy cálido”.

Sí destaca las fuertes tormentas de septiembre que inundaron Vallelado y parte de la comarca de Cuéllar.

En octubre se registraron nevadas tempranas en la Sierra de Guadarrama, noviembre fue un mes muy lluvioso y diciembre, seco y cálido, con un fin de año “sin apenas nieve en la sierra y con las estaciones de esquí cerradas, todo lo contrario de cómo empezó 2018”.

En cuanto a las precipitaciones, este análisis, que puede encontrarse completo en www.meteosegovia.es, señala que 2017 ha sido el segundo año más lluvioso de las tres últimas décadas en la provincia de Segovia, acumulando 696.2 litros, solo por detrás del año 1997, cuando se registraron 812.2 litros.