Un grupo de delegadas y voluntarias de la Asociación Española Contra el Cáncer en la provincia, durante la reunión celebrada en la Sala Fundación Caja Segovia. / Nerea Llorente
Publicidad

La Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) ha celebrado su reunión anual con la participación de delegadas y voluntarios de toda la provincia, una cita en la que, además de hacer balance del ejercicio 2018, se han fijado algunas líneas de actuación para este año. Ana Sanjosé, presidenta de esta organización no gubernamental en Segovia, que esta misma semana ha recibido la Medalla de Oro de la Ciudad, ha explicado a El Adelantado que una de las novedades es la incorporación de una trabajadora social a su sede desde el día 20. Se trata de dar más impulso a la acción sociolaboral de la entidad.

El encuentro, celebrado en la Sala Fundación Caja Segovia, tiene un componente importante de convivencia entre las asistentes pero también se ha marcado el plan estratégico de la AECC para 2019 adaptándolo a las necesidades de la provincia. Sanjosé comenta que se trata de conocer las características de cada municipio, sus necesidades, para programar las campañas en función de esa información: si es necesaria más prevención, por ejemplo, etc.

“Lo más importante para nosotros es mantener todos los programas y el año pasado se ha conseguido gracias a todos los eventos que se han realizado y al aumento en el número de socios, que es fundamental porque nos da estabilidad”, afirma la presidenta provincial de la asociación que recuerda que además hubo un incremento en la aportación para investigación, hasta alcanzar la cifra de 250.000 euros.

Sanjosé añade que este año se renovará la beca concedida al doctor en bioquímica, biología molecular y biomedicina Carlos del Fresno Sánchez para el proyecto de investigación ‘Desarrollo de nuevas estrategias para la inmunoterapia contra el cáncer mejorando el inicio de la respuesta inmune dentro de los tumores’.

La beca tiene un periodo de vigencia de dos años prorrogable por otros dos y desde la asociación consideran importante mantener esta ayuda a la investigación, a la que se suman aportaciones trimestrales, porque la inmunoterapia “es el futuro en el tratamiento del cáncer”.

LA CIFRA: 2.500
La Asociación Española Contra el Cáncer suma más de 2.500 socios en la provincia de Segovia y cuenta con 73 delegadas y en torno a 150 voluntarias y voluntarios.

Sobre el incremento de socios, hay que destacar que hace años se registró una bajada desde los 2.300 a los 2.000, motivada por cuestiones normativas, ya que parte de los contabilizados como tal pasaron a considerarse donantes, pero no solo se ha recuperado sino que actualmente supera la cifra de 2.500. La cuota es voluntaria y cada socio reparte su aportación como quiere en función de sus posibilidades.

En Segovia, la AECC atiende a unas 1.500 personas, en todos los programas en marcha y sin contar los 3.000 niños que a través de los centros escolares participan en el de desayunos saludables.

La presidenta provincial dice que es precisamente en los programas preventivos donde “más podemos y debemos crecer” en este año 2019, además de continuar con todo el apoyo emocional, psicológico y aumentar en número de talleres para enfermos de cáncer. En este momento se están celebrando de yoga, pilates, caligrafía y pintura. “Los talleres son importantes para llevar la enfermedad para convivir y compartir con otras personas que te entienden y para no darle vueltas al tema todo el tiempo”, señala.

LA CIFRA: 1.500
Es el número aproximado de personas atendidas desde los diferentes programas de la AECC en Segovia, a los que hay que sumar los 3.000 escolares que participan anualmente en el programa de desayunos saludables.

En cualquier caso, repite que atender el ámbito social en las familias con casos de cáncer “es fundamental porque hemos descubierto casos tremendos de personas que no pueden atender su enfermedad por una situación económica y social penosa. Esa parte no la podemos descuidar, la asociación tiene que quitar todos esos problemas para que se centren en su enfermedad. Hay que decirles que pidan a la asociación, creo que no nos piden de forma suficiente y que sepan que no habrá un no, aunque no lo tengamos lo buscaremos para que se centren en su enfermedad, no puede desviarse de su objetivo”.

La AECC incorporó a finales del año pasado un profesional de psicología y ya cuenta con tres, aunque Sanjosé apunta que tendrá que reforzarse la atención psicológica una vez que se ponga en marcha el segundo Equipo de Soporte de Cuidados Paliativos Domiciliarios en Segovia, un servicio especializado que la asociación lleva reclamando ocho años y que Sacyl va a incorporar en breve.

“Somos la primera provincia de Castilla y León y casi de las primeras de España en llegar a tener esta atención que es la considerada adecuada en función de la población”, recalca.

Reconocimientos

Por otro lado, la reunión anual, en la que los profesionales de la asociación en Segovia intervinieron para hacer balance de cada área, contó con el testimonio personal de una enferma de cáncer, Ana Sanz Gómez, y con la actuación del Coro del Colegio de Médicos. La AECC ha concedido su galardón a Luis Domingo Lázaro, responsable de una peluquería solidaria en La Granja, así como su Pin del Voluntario a los trabajadores que hacen el traslado de enseres cuando la asociación lo requiere de forma altruista: Jorge Martín, Víctor Bernardos, Miguel Cabrero, Íñigo Roldán y Ernesto García de la Torre.

Ana Sanjosé destaca que precisamente todos estos reconocimientos han sido para hombres, porque sí son solidarios aunque el grueso de delegadas y voluntarias lo componen abrumadoramente mujeres, hasta ahora más comprometidas.

Radioterapia

El cambio de política de los responsables de la Consejería de Sanidad que supone la implantación progresiva de las unidades satélites de radioterapia fue muy bien recibido el año pasado por la AECC en Segovia, por la calidad de vida que aportará a los enfermos que ahora tienen que trasladarse fuera de la provincia para seguir este tratamiento. “Tardaremos un poco más o menos, puede que a Segovia llegue después que a Ávila, pero vamos a tenerla, que es lo que nos interesa”, concluye Ana Sanjosé, presidenta de la asociación en la provincia.

En cuanto a la posibilidad de que esta unidad pueda establecerse en el inmueble del antiguo Policlínico San Agustín, Sanjosé apunta dificultades “porque hace falta un bunker de unas características determinadas y tendría que derribarse el edificio, al margen de que alejarla de la atención del Hospital creo que no es lo más conveniente”.