Publicidad

La Academia de Artillería cerró 2018 con los deberes cumplidos. El centro de enseñanza militar más antiguo de España culminó el año con el éxito de la formación de los artilleros que formarán parte de los cuadros de mando de las distintas unidades del arma de las Fuerzas Armadas, así como del  reciclaje profesional y la especialización de oficiales y suboficiales ya egresados en los distintos avances tecnológicos y militares de la Artillería.

Calidad y máxima autoexigencia son los dos criterios del trabajo del equipo que conforma la Academia de Artillería, cuyo director el coronel José María Martínez Ferrer expuso ayer el balance de la actividad realizada en el centro, en el que será su último año al frente de esta institución, ya que a finales de 2019 será relevado del mando al cumplirse el periodo de tres años marcado para este destino.

Martínez Ferrer aseguró que la enseñanza es y seguirá siendo el eje principal del trabajo del centro, centrada en la formación de los futuros tenientes y sargentos de artillería en las especialidades Antiaérea y de Campaña. Sobre este aspecto, indicó que el centro cuenta en la actualidad con un total de 308 alumnos, de los cuales 44 pertenecen a la 307 promoción de alféreces cadetes y 264  a las promociones 44, 45 y 46 de suboficiales, estos últimos en sus distintos niveles de formación.

En cuanto a la formación de oficiales, el coronel director señaló que el programa de estudios no ha sufrido variaciones respecto de anteriores promociones, manteniendo intacta su apuesta por la actualización de contenidos técnicos y tácticos en un entorno estratégico “en constante transformación”; sin olvidar los valores militares y ciudadanos de los que la Academia se afana en transmitir a sus alumnos.

En la misma línea, la enseñanza de suboficiales se plantea como reto mejorar el nivel de inglés de los futuros sargentos de artillería, idioma imprescindible para la comunicación en operaciones conjuntas con ejércitos extranjeros, a la espera de la reestructuración de contenidos entre los cursos primero y segundo del título de técnico superior.

En materia de perfeccionamiento, la actividad de la Academia de Artillería ha mantenido los cursos que atraen a Segovia a oficiales y suboficiales de toda España. Así, se ha desarrollado con éxito el curso de Sistemas de Dirección de Tiro, que alcanzó su 55 edición, entre los meses de octubre y diciembre, en el que siete oficiales han recibido formación en detección y localización de objetivos y medidas de protección electrónica.

Además, el pasado mes de noviembre comenzó la fase a distancia del curso de Mando y Control de Artillería Antiaérea, en el que participan 13 oficiales de distintas unidades de  esta especialidad, y que por primera vez incorpora dos oficiales extranjeros, pertenecientes a la Fuerza Aérea Colombiana.

Del mismo modo, el coronel Martínez Ferrer destacó la consolidación del curso de ‘Targeting’ terrestre, que celebró su segunda edición y que reunió en Segovia a 26 oficiale sy suboficiales que  se formaron en la gestión de objetivos o blancos de importancia táctica que pueden ser abordades en el marco de una maniobra terrestre. Sobre este asunto, el coronel aseguró que las características de este curso “no prevén que sea un curso permanente, sino que harán falta dos cursos más para completar la formación del personal perteneciente a la estructura de Targeting en el Ejército de Tierra.

calidad

Pese al éxito obtenido, la Academia no baja los brazos y mantiene intacta su voluntad por mejorar los niveles de calidad en la enseñanza que imparte con el fin de ofrecer respuestas a las necesidades de un arma en constante evolución. Así, Martínez Ferrer manifestó que la Academia ha trabajado en los últimos meses en la realización de un informe de autoevaluación que permitirá poner al día las fortalezas y debilidades de los distintos planes de estudios, que prevé concluir el próximo mes de marzo. Además, se llevará a cabo la actualización del plan de mejora integral del centro, que se elevará a los escalones superiores de enseñanza dentro del Ejército de Tierra.

Además, recordó que la Academia renovó el pasado año la certificación de la Fundación Europea para la Gestión de la Calidad (EFQM) +300 y recibió el ‘Premio a la Ciudadanía’ del Ministerio de Hacienda por la adaptación de los contenidos curriculares de la enseñanza de suboficiales a las necesidades de la Fuerza.

Martínez Ferrer resaltó que la ingente tarea desarrollada a lo largo del año ha sido posible gracias al “enorme esfuerzo y dedicación” de todo el equipo que dirige, ya que “todos han sido necesaios y muichos han asumido responsabilidades superiores a las que les corresponden, y se han multiplicado en un entorno muy austero en cuanto a personal y créditos presupuestarios”.