05-1kama_Hay-Festival-Ken-Follet_KAM4118
El escritor Ken Follet, durante su encuentro con los medios. / KAMARERO
Publicidad

Ken Follet no es como aquel escritor que solo venía a hablar de su libro. El autor galés estuvo esta mañana en Segovia presentando su última novela, ‘Una columna de fuego’, pero también se mojó a la hora de hablar del brexit, de la propiedad de los bienes de la Iglesia, del movimiento feminista… Follet se desnudó ante los medios de comunicación.

Con puntualidad británica se presentó ante los periodistas dispuesto a responder a todas las preguntas. Las primeras, como no podía ser de otra manera, sobre ‘Una columna de fuego’, donde las guerras provocadas por la religión que tuvieron lugar en los siglos XVI y XVII siguen teniendo un reflejo demasiado realista en el mundo actual. Sin embargo, reconoció el autor, es cierto que en aquella época había más crueldad, pero las guerras siguen causando muerte en el mundo y “habría que hacer todo lo posible para evitar este tipo de conflictos”.

«Las iglesias son patrimonio de todos, nuestros antepasados acarrearon las piedras para construirlas. En mi interior hay un pequeño comunista»

Ahí radica el poder de la literatura, dijo, en que “las novelas nos enseñan a ponernos en el lugar de otras personas”.

También en el papel de las mujeres. De hecho los personajes femeninos tienen un peso importante en todas sus historias de Kingsbridge, mujeres fuertes, protagonistas, pero que son vilipendiadas, ninguneadas, violadas… Así era la realidad entonces, reconoció Follet, pero no la defiende, porque “yo pertenezco a una generación en la que las mujeres son iguales que los hombres, no como en la generación de mi padre”.

Adolescente en los 60, cuando llegó a la universidad se encontró con mujeres que defendían su igualdad “y entendimos que era verdad”. Por eso, “me parece terrorífico oír las noticias del movimiento #MeToo”, todas las denuncias de mujeres que han sido acosadas y violadas por hombres con poder en sus respectivos campos laborales y lamentó “¿cómo puede ser que no supiera nada de esto, he tenido los ojos cerrados?”.

También mostró su desacuerdo con el brexit y no dudó en afirmar que será Reino Unido quien pierda más que Europa con la separación, “no solo económicamente, sino también espiritualmente” y lamentó el “miedo a la convivencia” que se está despertando en la sociedad actual.

«Pertenezco a una generación en la que las mujeres son iguales que los hombres, no como en la generación de mi padre»

IGLESIA Follet aseguró también que durante los días que esté en Segovia le gustaría conocer la historia de la ciudad y, sobre todo, de su Catedral, que “me parece sorprendente”. Pero es que, dijo, “me gustaría vivir otros cien años para visitar todas las catedrales que no he visto”.

Amante del patrimonio cultural, considera que las iglesias deberían ser de todos, “porque nuestros antepasados acarrearon las piedras para construirlas”. “Cuando entro en una catedral y me piden pagar, no me parece mal, porque hace falta dinero para mantenerlas; pero pienso «¿por qué tengo que pagar, si también es mía?». En mi interior tengo un pequeño comunista”.

Follet mantendrá mañana sábado un encuentro con los segovianos en el marco de Hay Festival, a las 18.00 horas, en la IE University.

Compartir