09-1kama_Juzgados-Nuevos-Obras_KAM2790
Estado actual de las obras del edificio que albergará las sedes judiciales a partir de 2020, en una parcela del barrio de Comunidad de Ciudad y Tierra. / KAMARERO
Publicidad

El Ministerio de Justicia, a través de su Gabinete de Prensa, admite que la empresa adjudicataria de las obras del nuevo edificio de juzgados de Segovia “está en concurso de acreedores y está teniendo dificultades para ejecutarlas”.

Ante la paralización de las obras el departamento de la ministra Dolores Delgado ha informado a El Adelantado de que “está estudiando qué medidas puede adoptar”.

Añade que “una vez se determine la solución que mejor garantice la continuidad de las obras, se establecerá un nuevo plan de plazos para su terminación”.

La empresa contratista pertenece al Grupo Isolux Corsan, que pasa desde hace al menos cinco años por serios problemas financieros y en julio de 2017 su consejo de administración solicitó concurso de acreedores para el grupo y para seis de sus filiales, entre ellas la adjudicataria de las obras de construcción del nuevo edificio de juzgados de la capital segoviana que se ejecutan en una parcela del barrio de Comunidad de Ciudad y Tierra.

Recientemente, los parlamentarios del PP por la provincia, entre ellos la senadora Paloma Sanz, presidenta del partido en Segovia, indicaban en una nota de prensa que “a pesar de los problemas concursales en los que está inmersa la empresa adjudicataria de la obra, se subcontrató parcialmente la misma con otra mercantil para garantizar la continuidad de los trabajos, estando a la espera de informes jurídicos y de dar solución definitiva al nuevo edificio de Justicia, dando al mismo tiempo cumplimiento de ejecución de las cantidades presupuestadas para este año 2018 y de las sucesivas anualidades para poder concluir el edificio en los plazos previstos”.

Para los populares no está justificado de ninguna manera una posible paralización de la obra, aunque fuera temporalmente, y por pequeña que sea, porque consideran que eso “demoraría considerablemente la finalización del proyecto”.

No es la primera vez, sin embargo, que estas obras han estado paralizadas. El Adelantado informó en febrero del año pasado de un parón en su contrucción e incluso que la adjudicataria, Corsán Corviam, había retirado la maquinaria. La situación continuó sin novedades hasta julio de ese mismo año cuando, a preguntas de este diario, el Ministerio admitió ya claramente que no se estaba cumpliendo el programa de las obras y por eso había requerido a la empresa una explicación a través de una reunión técnica en la que se obtuvo el compromiso de esta última “a recuperar el tiempo perdido”, a la vez que comunicaba que los trabajos se retomarían de inmediato, como así fue a través de la subcontratación de parte de la obra.

Muy demandada

El nuevo edificio de juzgados de Segovia es una infraestructura muy demandada por los operadores de la Administración de Justicia en Segovia: jueces, fiscales, abogados, procuradores, funcionarios, etc. desde hace más de una década y el proceso de contratación sufrió varios retrasos, con hasta cuatro rectificaciones en el anuncio de licitación, el primero de los cuales se publicó en julio de 2015.

El contrato con la empresa Corsán-Corviam se formalizó en marzo de 2016 y el importe total asciende a 11.900.471,86 euros (con impuestos), aproximadamente una rebaja de 1,3 millones respecto al presupuesto de licitación.

El plazo de ejecución es de 55 meses, por lo que la conclusión de las mismas no se tendría que demorarse más allá de mayo o junio de 2020.

El edificio se construye en una parcela de 13.087 metros cuadrados y contará con una planta sótano y tres plantas sobre rasante.