El juez deja en libertad al presunto agresor de un joven en una verbena

El titular del Juzgado número 6 ha acordado que el detenido será investigado en relación con un delito de lesiones y no puede aproximarse a la víctima a menos de 300 metros

El juzgado de guardia de Segovia, esta semana el Número 6 de Instrucción, ha acordado la puesta en libertad del presunto agresor de un joven de 18 años en una verbena del barrio de San Lorenzo la madrugada del 10 de agosto. Además, el magistrado titular ha señalado que el detenido en relación con esos hechos está siendo investigado por un delito de lesiones y no podrá aproximarse a la víctima a menos de 300 metros.

La Oficina de Comunicación del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha informado también de que la Fiscalía no ha solicitado en este caso la medida cautelar de prisión provisional.
El Juzgado Nº 6 se ha inhibido a favor del Juzgado de Instrucción Número 5, que es el competente para investigar la causa por la fecha en la que ocurrieron los hechos denunciados.

Como se recordará, la Subdelegación del Gobierno en Segovia informó este lunes de que once días después de la brutal agresión que sufrió un joven de 18 años mientras transcurría la citada verbena en la plaza de San Lorenzo, la Policía Nacional procedió a la detención del presunto agresor, un joven del que el único dato facilitado sobre su identidad es que es vecino de la capital.

En la culminación de la investigación policial ha sido determinante la localización de varios testigos presenciales que “han reconocido sin lugar a dudas” al presunto autor de la agresión.

Tras ser identificado, la Policía procedió el mismo lunes a su búsqueda y posterior detención por un delito de lesiones y, una vez concluido el atestado policial en la Comisaría, este individuo fue trasladado desde los calabozos hasta el juzgado de guardia, pasando a disposición de la autoridad judicial.

El artículo 147.1 del Código Penal establece una pena de tres meses a tres años de prisión para este delito en su tipificación básica, que puede ampliarse con una pena de prisión de dos a cinco años en su tipificación agravada si el juez contempla los supuestos de alevosía o ensañamiento entre otros.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del pasado 10 de agosto en el transcurso de las fiestas de San Lorenzo, cuando el joven agredido se encontraba con unos amigos en uno de los extremos de la plaza y quiso atravesarla para reunirse con otros amigos en el otro extremo. En el trayecto se produjo “una cadena de empujones” en los que se vio envuelto y al perder el equilibrio empujó a un hombre con quien se disculpó, pero sin mediar palabra éste le propinó un puñetazo y le tiró al suelo, donde siguió golpeándole repetidas veces, según han señalado fuentes cercanas a la familia de la víctima.

La agresión causó importantes lesiones en la cara a la víctima, de las que tuvo que ser operado el día 13 de agosto en un hospital de Valladolid y de las que actualmente se recupera en su domicilio.

La familia y los amigos del agredido iniciaron en redes sociales una campaña para buscar testigos presenciales de la agresión, a la que se sumó la alcaldesa Clara Luquero, que el pasado jueves conminó a la colaboración ciudadana para intentar identificar al agresor.

Compartir