11_1nerea-jueces
Pando Echevarría, en el centro, lee el comunicado conjunto acompañado por magistrados y fiscales. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Los jueces y fiscales de Segovia secundaron ayer la huelga convocada por las asociaciones judiciales en todo el territorio nacional para expresar su rechazo a la politización de la elección de los integrantes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la demanda de la mejora de las condiciones laborales a la hora de desempeñar su tarea en la administración de Justicia.

Según los datos facilitados por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL), el paro convocado ayer fue secundado por ocho de los 18 magistrados de los distintos partidos judiciales de la provincia. En cuanto a las actuaciones judiciales suspendidas, el TSJCyL aseguró en un comunicado la imposibilidad de ofrecer una cifra global porque algunos juzgados han comunicado la suspensión de todas sus actuaciones sin concretar el número.

Así, los juzgados que sí han concretado este dato hacen posible señalar que se suspendieron 117 actuaciones judiciales en toda la región.

La sala de vistas de la Audiencia Provincial fue el lugar elegido por magistrados y fiscales para hacer visible su apoyo a la protesta con la lectura del comunicado que en las sedes principales de cada partido judicial se realizó a la una de la tarde. El presidente de la Audiencia Provincial, Ignacio Pando Echevarría fue el encargado de leer el texto, acompañado por el Fiscal Jefe de la audiencia Antonio Silva y un nutrido grupo de magistrados y fiscales de Segovia.

En el comunicado, los profesionales de la Justicia denuncian la «situación insostenible» en la carrera judicial y fiscal, motivada por el acuerdo entre algunos partidos políticos sobre la designación del próximo presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, y precisan que la politización en la elección de estos altos cargos «va a generar siempre dudas sobre la independencia de la Justicia, con el riesgo evidente de la merma de la confianza en sus instituciones y, en última instancia, en el propio Estado de Derecho».

Además, señalan que la huelga de ayer «es una ocasión idónea para demostrar a la sociedad que los jueces y fiscales defendemos una absoluta separación de poderes, un CGPJ realmente independiente y una carrera judicial con unas condiciones profesionales dignas y al servicio de los derechos de los ciudadanos».

Por otra parte, jueces y fiscales insistieron en reivindicar mejoras en la tarea diaria de la administración de justicia, tales como la dotación de medios materiales, creación de plazas e incremento del número de jueces y fiscales, cargas de trabajo «saludables» y retribuciones dignas.