El empresario José María Ruiz (izq.) con miembros de la Junta Directiva del Colegio de Veterinarios.
El empresario José María Ruiz (izq.) con miembros de la Junta Directiva del Colegio de Veterinarios. / Nerea Llorente
Publicidad

El acto en el que el Colegio Oficial de Veterinarios de Segovia nombró colegiado de Honor a José María Ruiz Benito, propietario del conocido restaurante segoviano, se enmarcó dentro de la celebración de la festividad del patrono de los especialistas médicos de animales, San Francisco de Asís, el pasado 4 de octubre. Como cada año, desde hace ya cinco, el Colegio de Veterinarios elige a una personalidad segoviana que, de una u otra manera, tengan relación con la profesión, siendo o no colegiados en Veterinaria.

En esta ocasión, la junta de gobierno del Colegio escogió a José María por su relación directa con el mundo porcino, su preocupación por la garantía de calidad de los cerdos, a través de PROCOSE, y por “seguir investigando todos los días para hacer mejor cochinillo”, según afirmó el presidente del Colegio Oficial de Veterinarios de Segovia, José Miguel Gil.

“José María Ruiz Benito es cocinero, sumiller, viticultor, bodeguero, empresario y, por supuesto, un gran hombre”, argumentó el presidente en el discurso que precedió a la entrega del distintivo de honor. Tras relatar los puntos de inflexión de la biografía del hostelero segoviano, comentó que era un claro merecedor de la insignia por “ser un emprendedor al máximo y por tener una granja de porcino de la que nosotros somos inspectores”.

El propio José María, por su parte, agradecido por recibir el título de colegiado de Honor del Colegio Oficial de Veterinarios, señaló que los médicos especialistas en los animales también “han tenido mucho que ver en la fama mundial que ha conseguido el cochinillo”. “Para mí es un orgullo que el que cochinillo sea un referente del turismo de esta ciudad”, añadió el hostelero. “Sigo queriendo aprender de ustedes y, en lo que humildemente pueda, estaré encantado de colaborar con el Colegio de Veterinarios”, sentenció.

En el acto también recibieron una insignia distintiva aquellos veterinarios que cumplen 25 años de colegiados y los que celebran el 25 aniversario de su jubilación.