Pedro Ruiz, director general de Pago de Carraovejas y Bodegas Ossian. / KAMARERO
Publicidad

El grupo José María, fundado por el empresario segoviano José María Ruiz, incrementará su actividad dedicada a la producción de vinos con la compra de dos emblemáticas bodegas gallegas, Emilio Rojo y Viña Mein.

A través de la sociedad Pago de Carraovejas, una de las ramas del grupo José María, la actividad enológica crecerá con las dos nuevas adquisiciones, que se caracterizan por tener una producción limitada y de calidad, con variedades autóctonas. Ambas se encuentran en el corazón de la DO Ribeiro, la más antigua de Galicia. Ambas cuentan además con varios premios.

La adquisición de la bodega Emilio Rojo ya está formalizada, mientras que Viña Mein no es todavía oficial, aunque está previsto hacerlo en próximos días.

El director general de Pago de Carraovejas, Pedro Ruiz, confirmó ayer la operación, ante la que asegura que se encuentran “muy ilusionados con este nuevo proyecto”.

Por el momento no ha trascendido el importe de la adquisición, y será en los próximos días cuando el grupo anuncie oficialmente la compra.

La bodega Emilio Rojo tiene una producción 6.000 botellas y dos hectáreas de viñedo. Su hasta ahora propietario y enólogo, Emilio Rojo, es considerado un pionero tanto en la elaboración como en la comunicación de los vinos de la comarca.

Viña Mein, por su parte, posee 16 hectáreas de viñas situadas en las mejores laderas del valle del Avia, en San Clodio y Gomariz. Su propietario es Javier Alén, natural de Leiro, pero que reside en Madrid, en donde ejerce como abogado, además de dirigir otros negocios. Viña Mein fue de las primeras bodegas con casa de turismo rural.

De este modo, el Grupo José María cuenta con presencia ya en tres grandes zonas vinícolas, como es Ribera del Duero (Pago de Carraovejas, en Peñafiel), Rueda (Ossian Vides y Vinos, en Nieva), y Ribeiro (Emilio Rojo y Viña Mein, en Orense).