Los representantes de las instituciones y empresas colaboradoras del IX Otoño Enológico.
Los representantes de las instituciones y empresas colaboradoras del IX Otoño Enológico. / Kamarero
Publicidad

La novena edición del Otoño Enológico de la Fundación Caja Rural de Segovia ya dispone de fechas, lugares y excursiones fijas y disponibles para todos aquellos amantes del vino y de la gastronomía. Beatriz Serrano, directora de Fundación Caja Rural de Segovia, fue la encargada de presentar, en la jornada de ayer, ante los medios el programa que han elaborado para esta ocasión.

“Esta novena edición del Otoño Enológico es una aventura que ha ido cogiendo cuerpo cada año, como el buen vino, y que ha sido posible con la estrecha colaboración entre empresas, bodegueros, distribuidores, hosteleros e instituciones de Segovia y de la provincia”, comenzó Serrano. Ante las buenas cifras de participantes que cosecharon el año pasado —un total de 2.000 en los 19 eventos que organizaron, con la participación de 43 bodegas y en 18 enclaves distintos de la provincia —, afrontan esta nueva edición con mucha ilusión y como paso previo de una décima sesión “que celebraremos a lo grande”.

Según informó la directora de la fundación, en esta ocasión cuentan con varias novedades muy interesantes. Diferentes restaurantes de la capital como el Tartare, la Fonda Ilustrada Juan Bravo y la Cocina de Segovia del Hotel los Arcos, han decidido formar parte de la causa.

El Otoño Enológico dará comienzo el próximo jueves, 8 de noviembre, a las 19.30 horas en un acto inaugural que tendrá lugar en el ágora del campus María Zambrano de la UVa. Este espacio, la jornada del 22 del presente mes, acogerá la actividad ‘Vino y juventud: divinos tesoros’ en la que se reunirán todos los directores técnicos de las diferentes Denominaciones de Origen de Castilla y León. Cada uno de ellos explicará los puntos fuertes de sus vinos y los asistentes podrán catar alguno de los ejemplares. Ambas actividades previamente citadas son gratuitas y abiertas para todo aquel apasionado de los caldos.

“Hemos incorporado mucha gastronomía a este Otoño Enológico aunque sea con pequeñas pinceladas para jugar más con los vinos”, confesó Serrano. Y es que, cada una de las catas de los diferentes vinos en las distintas localizaciones, va acompañada de la degustación de tapas o menús creados por los establecimientos que acogen las actividades.

En Segovia y provincia, además de los restaurantes recientemente incorporados al proyecto (ya mencionados), continúan aquellos que han formado parte de él en ocasiones anteriores: restaurante Villena, Casares, Diablo Cojuelo, San Antonio el Real, la Postal, Maribel, Casa Silvano-Maracaibo, los Mellizos (Carbonero el Mayor), la Codorniz y el Cordero.

“El sábado 17, es uno de los días más completos. Primero vamos a realizar una actividad nueva que es el descubrimiento de la Finca Cárdaba, en Valtiendas. Allí se catarán diferentes vinos en la propia bodega, se va a conocer cómo es la bodega y la nueva vermutería de la que disponen. Tras la cata, iremos a Sacramenia, al restaurante Maribel a disfrutar del lechazo. Ese mismo día, hay otra excursión a Pago de Carraovejas, en Peñafiel”, comentó la directora. Esta última bodega dona la recaudación íntegra conseguida a través del Otoño Enológico a fines sociales. Este año, los beneficiarios serán los integrantes de la Asociación de jubilados ‘Libertad’ de Nieva.

El programa completo se puede encontrar en la página web de la Fundación Caja Rural de Segovia (www.fundacioncajaruraldesegovia.es). En esa misma dirección de internet, desde la jornada de ayer, se pueden adquirir las entradas necesarias para asistir a las diferentes actividades. De manera presencial, los tickets están disponibles en el Centro de Recepción de Visitantes de Segovia, en la plaza del Azoguejo.