Un hombre posa su bonobús sobre la máquina de pago de los nuevos urbanos. / Kamarero
Publicidad

El portavoz del grupo municipal de IU, Ángel Galindo, ha preguntado en Junta de Gobierno por los fallos que se han dado a lo largo de esta semana en varios autobuses urbanos, en los que no se han podido cobrar los viajes debido a que no funcionan los lectores electrónicos de los abonos de transporte. Galindo ha consultado si se está contabilizando el número de pasajeros que están usando el servicio de forma gratuita debido a estas deficiencias y si está previsto que la empresa concesionaria se haga cargo de la cantidad económica que se está dejando de ingresar.

El propio Galindo, en los últimos tres días, ha comprobado «de primera mano» esta situación en autobuses de la línea 6. IU también tiene constancia de que estos fallos también se han producido en la línea 4. «Aunque es entendible que la puesta en marcha de un nuevo servicio de transporte público pueda necesitar ajustes y correcciones en su fase inicial, es cierto que la falta de control sobre la empresa concesionaria ha generado diversas deficiencias. Ha sucedido con los postes informativos, en los que hay paneles con letra demasiado pequeña y ubicados de forma inadecuada, algo que ya se está subsanando», ha indicado la formación.

Izquierda Unida recuerda que el Ayuntamiento y la empresa concesionaria firmaron un contrato a diez años con un coste de más de 45 millones de euros. El Ayuntamiento compensa anualmente a la empresa si no se llega a la cantidad estipulada (4,5 millones) por la venta de billetes. Por esa razón, el grupo municipal quiere que se calcule el dinero que se deja de ingresar por los usuarios que están viajando gratis, ya que, si no es la empresa la que cubre esa cantidad, tendrá que ser el propio Ayuntamiento y, por ende, la ciudadanía de Segovia.