López Villa, Galindo y Peñalosa muestran el cartel de la campaña./M.G.
Publicidad

“Junt@s conseguiremos que se haga justicia”. Este es el lema elegido por Izquierda Unida Segovia para poner en marcha una campaña de donaciones con la que el partido confía en recabar la colaboración de los ciudadanos interesados en financiar los gastos emanados de los procesos judiciales contra la extinta Caja Segovia en los que se han personado como acusación particular.

El esfuerzo económico realizado por IU en estos años tanto en el caso de la hipoteca del Torreón de Lozoya como en el más reciente referido a las prejubilaciones de los directivos de la entidad de ahorro ha mermado las arcas del partido, que ahora quiere dar la oportunidad a la ciudadanía de cristalizar el apoyo que ha expresado a su labor durante este tiempo en forma de colaboración económica.

IU llevará a cabo la difusión de la campaña a través de carteles e información a pie de calle, y también en las redes sociales, y organizará próximamente un acto público para dar a conocer esta actividad y poner a disposición de los ciudadanos toda la información de que disponen sobre los procesos judiciales.

El portavoz municipal de IU Angel Galindo señaló que la iniciativa no tendrá un objetivo de recaudación ni una fecha límite, sino que pretende “facilitar un medio de colaboración ciudadana en un asunto en el que a pesar del apoyo ciudadano nos hemos sentido muy solos ya que tanto el PP como el PSOE se han puesto de perfil debido a su implicación en estos casos”.

Por su parte, Ana Peñalosa ha valorado las muestras de apoyo de la sociedad segoviana y el trabajo de la militancia, así como la labor del abogado Alberto López Villa. “El de las prejubilaciones ha sido el procedimiento judicial más importante que se ha dado en Segovia, por lo menos en la época más reciente. Estamos casi en la mitad del proceso, porque cuando salga la sentencia habrá recursos, ya sea por una parte o por otra en función del resultado, tanto al Supremo como a posteriores instancias”.

Peñalosa ha afirmado que el coste para Izquierda Unida, teniendo en cuenta lo que queda por abonar, fianzas y provisiones, rondará los 10.000 euros, una cantidad importante, aunque menor de lo que podría haber sido de no ser por el trabajo de la afiliación.

Sobre una posible condena en costas, tal y como ha solicitado la defensa de los directivos encausados, ha remarcado el alto riesgo económico que corre Izquierda Unida por intentar que se haga justicia desde su compromiso con la sociedad segoviana.

A la espera de una sentencia, Alberto López Villa ha declarado que, si bien no sería sorprendente la absolución, hay bastantes elementos probatorios puestos de manifiesto en las sesiones del juicio que hacen tener esperanza de que haya una sentencia condenatoria que finalmente haga justicia.

“Ha quedado claro el funcionamiento que tenía el consejo de administración de la caja, en el cual sus miembros no conocían el montante del sueldo del director general ni del resto de directivos, y en el que no se les daba información clara y detallada”, ha subrayado López Villa.