Ángel Galindo, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Segovia. / KAMARERO
Publicidad

Ángel Galindo, portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Segovia, quien repetirá como candidato a la Alcaldía de la capital por su partido, reiteró ayer que las conversaciones para hacer posible una confluencia de izquierdas de cara a las elecciones municipales del 26 de mayo, “están ahora mismo en un impasse y parece complicado” llegar a un acuerdo.

“Nosotros no hemos dado por suspendidas las conversaciones, sino que hemos dicho que están suspendidas, y eso no lo hemos hecho nosotros”, explicó Galindo, defendiendo las palabras de sus compañeros de partido al anunciar que, desde Podemos, habían dado un ultimátum para liderar la posible confluencia con su candidato. “Es tan fácil como preguntar a Podemos cuándo era la siguiente reunión, porque en cada reunión se fijaba la siguiente, pero en la última no se hizo”, añadió.

Es más, Galindo relató que “el 16 de enero hubo una reunión en la que había posturas iguales pero a la inversa: Izquierda Unida me proponía a mí, porque valoraban que era bueno para la confluencia poner a alguien que conocido y poner en valor estos cuatro años de trabajo [como concejal en el Ayuntamiento de Segovia]; y desde Podemos querían que fuese su candidato el que encabezase la lista. Ante esa situación, Podemos dijo que no se volvía a sentar con nosotros si no aceptábamos su propuesta, y nosotros creemos que esa actitud no es la apropiada para llegar a acuerdos”.

“Lo que pidieron mis compañeros fue reconsiderar las posturas por parte de los dos partidos y tener una nueva reunión. Ellos nos avisaron que no iban a reunirse si no era para que aceptáramos su propuesta”, continuó el edil, y ni siquiera han considerado la posibilidad de realizar unas primarias abiertas y que fueran los militantes y los simpatizantes quienes decidieran al cabeza de lista, lamentó Galindo. “Desde ese momento entendemos que las negociaciones están paradas y no entiendo que le sorprenda a nadie”, dijo.

“Nosotros [Izquierda Unida] hemos intentado que las conversaciones siguieran, hemos seguido haciendo propuestas a pesar de los ultimátum que nos han dado, o sea que por nuestra parte hemos puesto todo para que esa confluencia saliera adelante. Habrá que ver si se consigue o no, pero hay que ser claros con la ciudadanía y ahora mismo está complicado”, afirmó.

Sin embargo, Galindo sigue defendiendo “una candidatura unitaria a la izquierda del PSOE y más con la situación actual, ante el aumento claro de la derecha y de la extrema derecha, porque lo mejor es una izquierda fuerte que pueda hacer frente a esas políticas de enfrentamiento que defienden algunos. Nosotros siempre hemos defendido la unidad popular como una herramienta para la ciudadanía, no para Izquierda Unida, sino para transformar la sociedad y defender los intereses de la clase trabajadora y de la mayoría social”.