López Villa -a la derecha- junto a Ana Peñalosa y Ángel Galindo, antes de su comparecencia ante los medios./ NEREA LLORENTE
Publicidad

Izquierda Unida tiene ya todo listo para afrontar la vista oral que a partir del próximo martes 22 de enero dirimirá la responsabilidad de la cúpula de la extinta Caja Segovia como presuntos autores de delitos derivados de la aprobación de las prejubilaciones millonarias que cobraron tras concluir su mandato en el Consejo de Administración de la entidad bancaria.

El letrado que defenderá los intereses de IU como acusación particular, Alberto López Villa, expresó su confianza en que en la primera jornada del juicio –en la que las partes analizarán las cuestiones previas- se resuelva con el rechazo a las propuestas de las defensas de los exdirectivos de la entidad, que tienen como objetivo “deslegitimar” a la Fundación Caja Segovia y la propia IU como acusaciones particulares.

En conferencia de prensa, López Villa señaló que los argumentos esgrimidos por las defensas pretenden demostrar que la Fundación Caja Segovia “no tiene un interés legítimo en esta causa”, ya que el negocio bancario fue transferido al BFA tras la integración de Caja Segovia en esta entidad; que posteriormente pasó a ser Bankia.

Sobre este aspecto, el letrado aseguró que la Fundación tuvo una participación de algo más del 2% en el BFA que “terminó perdiéndose en el proceso de salida a bolsa de Bankia y que puede ser perfectamente reclamable”.

Con respecto a IU, López Villa aseguró que el objeto jurídico que dirime la vista oral “no es ajeno” a esta formación tal y como aseguran los letrados defensores de los exdirectivos.

Así, indicó que esta formación participó en la Asamblea General de Caja Segovia, y algunos de sus cargos públicos en los nombramientos de los integrantes del Consejo de Administración y de otros órganos rectores de la entidad.

Alberto López Villa también expuso que Izquierda Unida cumple los requisitos para ser acusación particular y no “popular” porque “no le es ajeno” el objeto jurídico ya que la formación política participó en la Asamblea General de Caja Segovia y sus cargos públicos en la Junta, la Diputación y los consistorios de Segovia, Cuéllar y El Espinar participaron en los nombramientos de miembros de los consejos y organismos de la entidad.

Por otra parte, el abogado anunció su intención de aportar como pruebas en las cuestiones previas las conclusiones de IU y Ciudadanos en la comisión de investigación sobre las Cajas de Castilla y León que concluyó la pasada semana en las Cortes regionales.

López Villa puso de manifiesto que ambas formaciones alcanzaron las mismas conclusiones pese a ser “antagónicas políticamente”; relacionadas con la precaria situación de las entidades de ahorro que obligó a hacer operaciones para conseguir “activos no tóxicos”, tales como la venta de preferentes.

Con estos mimbres, IU confía en que la acción judicial desestime las propuestas de las defensas, ya que en caso contrario obligaría a la suspensión de la vista oral.

Pese a ello, López Villa señaló que “no existe fundamento jurídico” para deslegitimar la presencia de IU y la Fundación Caja Segovia, aunque reconoció que la posibilidad de que el juicio se suspenda “existe y debe contemplarse”.