6_2nerea-angel-galindo
El portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Segovia, Ángel Galindo, durante un pleno. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Desde hace meses se trabaja en el seno de los partidos para preparar las elecciones municipales del próximo año. A pesar de que apenas se quieren dar detalles de por dónde irán los tiros —solo el PSOE y Centrados han confirmado sus cabezas de lista y porque son las mismas que tienen ahora, Clara Luquero y Cosme Aranguren, respectivamente— y de que todos afirman que aún queda mucho para la campaña, lo cierto es que no pueden negar que las elecciones ya se dejan ver en cada una de sus acciones.

Destaca el trabajo que, en este sentido, están haciendo desde las formaciones de izquierdas, con el objetivo de ir en una lista de confluencia que una a los partidos políticos situados a la izquierda del PSOE —Izquierda Unida, Podemos y Equo— y a los movimientos sociales descontentos con las políticas actuales.

Así, los partidos buscan aunar fuerzas, conseguir una mayor representación en las instituciones y poder aportar su grano de arena en el cambio político. Sin embargo, esta agrupación de partidos parece no convencer a todos y son muchos los votantes que no reconocen los rasgos de su partido —sobre todo los de Izquierda Unida, la formación más veterana— en aquellos otros con los que quiere unirse.

Pero, asegura Ana Peñalosa, portavoz de Izquierda Unida Segovia, “es más lo que nos une ideológicamente que lo que nos separa”, por eso están manteniendo reuniones casi semanales para trabajar en aquellos puntos de discrepancia y poder presentar una candidatura y un programa común, en el que nadie esté por encima de nadie, afirma Peñalosa y, sobre todo, donde el trabajo de Izquierda Unida durante los últimos años en la política municipal de los pueblos y ciudades de Segovia “no se quede diluido”, añade Ángel Galindo, portavoz de IU en el Ayuntamiento de la capital.

Asimismo, todavía no se ha elaborado la lista con la que concurrirán a las elecciones municipales de 2019, porque “no es el momento” dicen, por lo que tampoco se sabe quién encabezará la lista —por parte de Izquierda Unida, el candidato será Ángel Galindo—. “Estamos teniendo reuniones, llevamos todo el trimestre trabajando en ello, pero todavía no hemos llegado a ese punto”, cuenta Peñolosa, y es que defiende, lo importante no son las personas, sino el programa electoral.

Un programa que deberán acordar en las próximas semanas, ya que, aunque parezca que las elecciones están lejos, la precampaña ya se ve en cada cita política. Por ello, desde Izquierda Unida Segovia se marcan como fecha tope el mes de enero para cerrar el acuerdo con el resto de las fuerzas que quieran concurrir en la confluencia de izquierdas, una unión que esperan que sea “positiva”, a pesar de que en las elecciones generales y en las andaluzas la unión de IU y Podemos no arrojó los resultados que ambas formaciones esperaban al presentarse en conjunto.

Si finalmente el acuerdo no es posible con el resto de partidos de izquierdas, IU comenzará a preparar su campaña en solitario, algo a lo que no teme, pues así lo lleva haciendo desde su nacimiento. Aunque, insiste Peñalosa, “se está trabajando mucho y muy duro” para que sea posible la unión. “Tenemos confianza en que la confluencia puede tener sus beneficios”, dice la portavoz de IU, mientras que Jacobo Peña, coordinador de IU El Espinar, hace hincapié en que “el tiempo que se lleva construyendo la confluencia a nivel político es poco y a nivel electoral puede no haber arrojado los resultados esperados, pero a largo plazo hay que ver dónde acaba, porque IU inicialmente también era una construcción de distintas unidades de izquierdas que se fueron uniendo y esa solidaridad y esa unión, poco a poco, acabó cristalizando”.