guardia-civil-conduccion-temeraria
Fotograma del video de la infracción editado por la Guardia Civil. / E. A.
Publicidad

La Guardia Civil ha identificado a dos personas que aparecen en un video que ha circulado por redes sociales y en el que se puede observar como el conductor de un turismo mantenía relaciones íntimas con su acompañante mientras conducía por autopista.

En el video original, de 32 segundos y grabado en la AP-6, a la altura del municipio de Villacastín, se puede apreciar que el vehículo circula por el carril central y sobre las marcas viales de delimitación en un tramo con tres carriles.

Tras las gestiones realizadas por el Grupo de Investigación del Subsector de Tráfico de Segovia, este determinó que el video fue grabado la tarde del sábado 15 de septiembre en torno al kilómetro 80 de la autopista.

Después de la visualización de una gran cantidad de horas de grabación de las cámaras de control de tráfico, los agentes a cargo de la investigación localizaron el vehículo y confirmaron la identidad del conductor, residente en la Comunidad de Madrid, por lo que consiguieron localizarle en su domicilio, donde se le comunicó la investigación de los hechos— que reconoció— como presunto autor de un delito contra la seguridad vial “por conducir de modo manifiestamente temerario”, según ha informado el Ministerio del Interior a través del Gabinete de Prensa de la Dirección General de la Guardia Civil.

También se ha identificado a su acompañante, igualmente investigada por el mismo motivo.

La Guardia Civil advierte de que la conducción temeraria es el exponente de la conducción más inapropiada y crea un peligro concreto para la vida propia y del resto de usuarios de la vía, aumentando exponencialmente la posibilidad de sufrir un accidente.

Administrativamente está multada con hasta 500 euros y en la vía penal el castigo alcanza entre seis meses y dos años de prisión y privación de conducir vehículos a motor, incluyendo ciclomotores, por tiempo superior hasta seis años en los casos más graves.

El atestado y el video original de los hechos han sido remitidos al Juzgado de Santa María la Real de Nieva.