Salón de plenos de la Diputación Provincial antes de una sesión plenaria. / Kamarero
Publicidad

Nuevo e inesperado giro de los acontecimientos para el futuro de la Diputación Provincial de Segovia. El Ministerio de Interior, en un claro caso de ‘donde dije digo, digo Diego’ –que está por ver que sea el último–, se desdijo ayer de la información publicada en su página web dedicada a los resultados de las elecciones municipales y europeas y arrebató al Partido Popular el decimotercer diputado, que hubiese dado la mayoría absoluta a la formación en la institución provincial.

Izquierda Unida es ahora quien, según la rectificación publicada en el mismo portal, obtiene el escaño y, por tanto, presencia en el pleno de la Diputación segoviana. Una corrección obligada después de un error en el volcado de los datos electorales por parte de la empresa contratada por el Ministerio, tal y como ha reconocido Interior.

Este resultado, sin mayoría absoluta del Partido Popular, permite volver a incluir la presidencia de la Diputación de Segovia en la negociación entre Ciudadanos y populares por el Ejecutivo autonómico, por la cual los naranjas encabezarían la institución provincial con solo dos diputados, gracias al apoyo de los 12 representantes del PP.

Respecto al error en la asignación provisional de escaños, pocas más explicaciones se han dado a los partidos implicados para justificar el por qué de la no concesión del diputado a la formación progresista desde un primer momento. Para Izquierda Unida, la confusión ha podido deberse a que no se hayan contabilizado correctamente los votos de la coalición.

«Son solo suposiciones porque no nos han dicho nada oficialmente, pero creemos que el fallo viene por la coalición electoral que hemos formado Izquierda Unida y Unión Popular en la provincia. En la papeleta de El Espinar figuraba IU-UP; en Segovia y Palazuelos, solo IU, y pensamos que las de El Espinar no las han contado o que las han contado como una coalición aparte», explica la portavoz adjunta de la organización, Ana Peñalosa.

Además, recuerdan desde Izquierda Unida que, según las actas que han revisado, el diputado obtenido por el partido en el partido judicial de Segovia no es ni siquiera el último que se asignó: «A nosotros desde el día de las elecciones nos salen las cuentas para tener el escaño, que es el número 13 de Segovia; el número 14 pertenece al PSOE y el 15 a Ciudadanos, por lo que en ningún caso sería el nuestro el que estaría en juego».

Ahora, y después del sobresalto que supuso la pérdida momentánea del diputado, Ana Peñalosa espera que ya no haya más cambios «por la salud de los corazones». «Lo hemos repasado todo y creo que está todo correcto, pero ya nos da por pensar de todo. Desgraciadamemente los errores en el recuento y la recopilación de datos se han ido sucediendo uno tras otro con esta empresa», lamenta la dirigente de la coalición.

En cualquier caso, esperarán a la notificación definitiva de los resultados por si estiman necesaria alguna reclamación.