El Centro Temático del Águila Imperial se levanta sobre las ruinas de la iglesia de San Miguel, de Pedraza de la Sierra. / KAMARERO
Publicidad

El centro de interpretación ‘Casa del Águila Imperial’, situado en el término municipal de Pedraza ha experimentado un significativo incremento de visitantes en el último año, según se ha puesto de manifiesto en la reunión del patronato del parque natural ‘Sierra Norte de Guadarrama’ celebrada el lunes en Collado Hermoso.

En el encuentro, que ha presidido el jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta en Segovia, Pedro Ejarque, la directora-conservadora del espacio protegido, Patricia Riquelme, ha presentado la memoria de actividades de 2018 del espacio protegido. Destaca la afluencia de público al centro de interpretación ‘Casa del Águila Imperial’ que en el año pasado recibió 8.815 visitantes frente a los 4.604 de 2017, lo que supone un incremento del 90 por ciento. Este notable aumento se debe a la realización de más actividades, como talleres de aves o proyectos LIFE, y a la ampliación del periodo de apertura de las instalaciones a los meses de marzo y noviembre, de modo que actualmente solo permanecen cerradas en enero, febrero y diciembre. Octubre fue el mes de más afluencia al centro, con un total de 1.624 visitantes, principalmente por el mayor número de grupos escolares que visitó la Casa del Águila Imperial.

Por su parte, el otro centro de visitantes asociado al parque natural, el centro de interpretación ‘Boca del Asno’, en los Montes de Valsaín, recibió a lo largo del año pasado un total de 10.689 visitantes.

Además de estos centros, otros puntos del parque natural donde hay instalados aforadores han registrado una alta afluencia de turistas. Destaca el área recreativa ‘Boca del Asno’, en Valsaín, con 160.852 visitantes, seguida de ‘La Panera’, de El Espinar, con 118.260 personas recibidas. En ‘Los Asientos’, también en el Real Sitio de San Ildefonso, se registró a 77.837 visitantes y, por último, el área recreativa ‘El Chorro’, en Navafría, arroja una estimación de visitas de 50.945 personas.

Nidificación del buitre negro

En 2018, se ha llevado a cabo un estudio del hábitat de reproducción potencial del buitre negro, una de las especies emblemáticas en la Sierra de Guadarrama, con el objetivo de obtener un modelo predictivo de las zonas del parque que pueden ser apropiadas para la nidificación de la especie, para tenerlo en cuenta en la gestión forestal y del uso público del espacio.
En general y coincidiendo con los resultados obtenidos en otros estudios sobre la especie, en cuanto a los lugares elegidos para su reproducción, se observa un efecto positivo del grado de madurez de la vegetación y la selección de zonas con pendientes elevadas y alejadas de la influencia humana, según informa el patronato del parque.

Comparando los distintos modelos, aparte de la selección de pinares aclarados con presencia de árboles altos, se advierte una mayor idoneidad de los pinares naturales con teselas de otros hábitats en su interior (como praderas, zonas de melojo, o roquedos).
Respecto al año anterior, el buitre negro mantiene prácticamente el número de territorios ocupados —176, frente a los 180 del año anterior—, pero ha descendido el número de parejas que ha conseguido reproducirse de 146 a 115. Donde más se ha notado esta disminución ha sido en las zonas de mayor altitud, lo que sugiere que este resultado puede explicarse por las malas condiciones meteorológicas del invierno y la primavera de 2018.

En cuanto a los trabajos de inventario, distribución e identificación de quirópteros forestales en los Montes de Valsaín, se han realizado grabaciones de ultrasonidos en cuatro estaciones de escucha y se han revisado las cajas refugio para murciélagos que se instalaron en junio de 2017.

El parque natural ‘Sierra Norte de Guadarrama’, con un total de 71.374 hectáreas de superficie, integra un total de 35 municipios, 34 corresponden a la provincia de Segovia y uno a la de Ávila. En concreto, en Segovia, Aldealengua de Pedraza, Arahuetes, Arcones, Arevalillo de Cega, Basardilla, Caballar, Casla, Collado Hermoso, Cubillo, El Espinar, Gallegos, La Losa, Matabuena, Navafría, Navas de Riofrío, Ortigosa del Monte, Otero de Herreros, Palazuelos de Eresma, Pedraza, Pelayos del Arroyo, Prádena, Rebollo, San Ildefonso o La Granja, Santiuste de Pedraza, Santo Domingo de Pirón, Santo Tomé del Puerto, Segovia, Sotosalbos, Torre Val de San Pedro, Torrecaballeros, Trescasas, Turégano, Valdevacas y El Guijar Guijar, Ventosilla y Tejadilla. Y en Ávila, Peguerinos.
A caballo entre las comunidades autónomas de Castilla y León y de Madrid, la Sierra de Guadarrama forma el sector central del sistema montañoso que separa ambas submesetas, constituyendo por tanto uno de los elementos orográficos más representativos de la península Ibérica.