El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en el centro, junto a las autoridades seg0vianas, durante su intervención ante los medios. / NEREA LLORENTE
El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en el centro, junto a las autoridades seg0vianas, durante su intervención ante los medios. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El ministro de Fomento, Ínigo de la Serna, ha confirmado el buen ritmo de ejecución de las obras de conversión de la circunvalación de Segovia (SG-20) en autovía, durante el recorrido que ha realizado de los 15,5 kilómetros de longitud de la futura vía. En estos momentos, el grado medio de ejecución de las obras, cuya conclusión está prevista para el verano de 2019, se sitúa en torno al 30 por ciento. A este respecto, el titular de Fomento concretó que el tramo A de la vía, de 8,4 kilómetros de longitud, se encuentra en un 27 por ciento de grado de realización, mientras que el tramo B, de 7,13 kilómetros, va más avanzado, con un 35 por ciento de ejecución.

Actualmente, parte de la circunvalación de Segovia es una carretera convencional que soporta un tráfico medio de 11.000 vehículos diarios (7 por ciento pesados), alcanzando los 17.000 en los tramos de mayor intensidad de tráfico.

Esa elevada intensidad de circulación, la existencia de infraestructuras de doble calzada que enlazan con ella y a las que dota de continuidad (autopista AP-61 de San Rafael a Segovia y autovía autonómica A-601 que conecta Segovia con Valladolid), así como la mejora de la seguridad vial, aconsejaban la transformación de la carretera actual en autovía. Por este motivo, en diciembre de 2015 se iniciaron las obras de duplicación de la calzada.

Las obras consisten en el desdoblamiento de la carretera SG-20, en una longitud aproximada de 15,5 kilómetros, con un primer tramo de 8,4 kilómetros, que ejecuta Dagrados, que abarca desde el enlace de la Autovía de Pinares A-601 hasta las inmediaciones de la carretera de La Granja, CL-601. Un segundo tramo, que construye Azvi, tiene 7,13 kilómetros de longitud, y va desde las inmediaciones del enlace con la CL-601 hasta el enlace de la carretera N-110 (Plasencia-Soria) sentido Ávila. La circunvalación sirve de conexión al itinerario de alta capacidad Madrid-Valladolid por Segovia, a la carretera convencional N-110 (direcciones Soria y Ávila) y a los diferentes barrios de la capital segoviana entre sí y con los núcleos urbanos de su alfoz. Tanto el ministro de Fomento como el jefe de la demarcación de Carreteras del Estado de Castilla y León Oriental, Ignacio Ormazabal, insistieron en la complejidad de este proyecto, que contempla una inversión total de unos 50 millones de euros. “Hay que tener en cuenta que las obras se están desarrollando manteniendo el tráfico, así como las características del terreno que requieren de desmontes a base de voladuras, y los numerosos enlaces que tiene”, señaló De la Serna.

La futura autovía incluye cuatro enlaces con otras carreteras, 24 estructuras, de las cuales hay dos pasos superiores, 18 pasos inferiores, 3 viaductos y una pasarela. Además, hay tres estructuras existentes que se van a aprovechar. La SG-20 discurre por los términos municipales de Segovia, Bernuy de Porreros, La Lastrilla y San Cristóbal de Segovia. La velocidad de diseño es de 100 kilómetros por hora. La nueva autovía tendrá dos calzadas con dos carriles cada una de 3,5 metros, arcenes exteriores de 2,5 metros e interiores de un metro. La mediana que separa a ambas calzadas será de 10 metros.

A pesar de todas las dificultades que conlleva la ejecución de la futura autovía, los responsables de Fomento valoran el buen ritmo que llevan las obras y anunciaron que algunos de los trabajos ya se han completado. Es el caso de las cimentaciones de la estructura del viaducto del Eresma y la colocación de la cimbra; la construcción de la glorieta que une con la N-110 al oeste de Segovia, así como la mejora del trazado del ramal sentido Segovia; y la nueva calzada en el tramo que discurre entre el enlece con la N-110 y el de la autopista AP-51.

El ministro de Fomento, acompañado por la autoridades segovianas, encabezadas por la alcaldesa de Segovia Clara Luquero, así como por la delegada del Gobierno en Castilla y León, María José Salgueiro, tuvo la oportunidad de hacer un recorrido en autobús por la actual circunvalación y comprobar el estado de las obras. Después atendió a los medios de comunicación, a los que manifestó su deseo de venir en 2019 a la inauguración de la futura autovía.