Ana Rodríguez —a la derecha— junto a una compañera en las inmediaciones del IES Ezequiel González. / nerea llorente
Publicidad

El artículo 23 de la Constitución de España recoge el derecho fundamental de todos los ciudadanos a participar en los asuntos públicos, directamente o por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal.

Por medio de este artículo todos los españoles mayores de edad tienen derecho a votar en elecciones como las celebradas ayer, en las que no solo decidieron el rumbo que tomarán ciudades, pueblos, provincias y comunidades autónomas del país.

Ayer fue un día de millones de votos, pero en la mano de todos los españoles tuvieron la oportunidad de elegir a quiénes quieren que les representen en el Parlamento Europeo, pero ¿realmente sabemos que es lo que se vota en unas elecciones europeas?

Esta pregunta es la que han tratado de responder jóvenes como Ana Rodríguez Rojas, una estudiante canaria afincada en Segovia. Ella es una de las muchas personas que como ella se pasaron el día por diferentes colegios electorales para difundir la información y que nadie tuviera dudas de qué lo que iba a votar. “Ni yo misma sabia al principio lo que realmente era la Unión Europea y sus funciones, pero tuve la oportunidad de ir junto a otros muchos compañeros de toda Europa a conocer de primera mano a Bruselas para conocer todo lo que este organismo ofrece. Nos enseñaron para que fuéramos capaces de reproducir el mensaje que desde la UE quieren transmitir para que sobre todo los jóvenes vean que Europa puede hacer muchas cosas por ellos”, reconoce la estudiante de Publicidad y Relaciones Públicas.

Dada la importante misión que ha tenido se ha encargado de hacer llegar esa información a todos lados, desde sus círculos más cercanos hasta todos aquellos segovianos que han querido escucharla mientras pasaba de un colegio electoral a otro: “Puede parecer complicado, pero es necesario que se conozca todo lo que la Unión Europea puede hacer por nosotros, cosas tan simples como las becas Erasmus o la libre circulación entre países dependen de ella”.

La misma labor que ha hecho Ana, otras 199 personas en el resto de Europa han seguido el mismo camino para convertirse en «multiplicadores» del mensaje para estas elecciones. Por seguro ella está convencida que su mensaje no cayó en saco roto.