Indemnización de 48.000 euros por la muerte de una paciente segoviana

La Consejería de Sanidad y su aseguradora han sido condenados por asistencia incorrecta en Medicina Interna del Hospital General.

0

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha condenado a la Consejería de Sanidad y a su compañía aseguradora a indemnizar con 48.000 euros al marido y los hijos de una paciente fallecida, por “pérdida de oportunidad terapéutica”, derivada de una incorrecta asistencia en el Servicio de Medicina Interna del Hospital General de Segovia.

Según fuentes de la Asociación Defensor del Paciente, la fallecida, de 74 años, acudió en noviembre de 2011al Servicio de Urgencias del complejo hospitalario con una insuficiencia respiratoria, retención de líquidos y anemia que desembocó en una neumonía y finalmente falleció el 31 de enero de 2012.

Aunque la sentencia reconoce la responsabilidad de la Administración por una incorrecta asistencia, y la relación causal entre aquella actuación contraria y el fallecimiento de la paciente, la Sala pondera la indemnización a favor del esposo e hijos en función de la edad de la fallecida, 74 años, y los antecedentes médicos de ésta, lo que justifica una menor esperanza de vida, y por ello, una minoración de la indemnización que recogen los baremos, según recoge Europa Press.

Así, mientras en la denuncia se reclamaba una indemnización conjunta de más de 150.000 euros para los familiares de la fallecida, incluido el daño moral; finalmente Sacyl deberá abonar 40.000 euros al marido y 4.000 más a cada uno de los dos hijos.

La mujer fue ingresada en la planta de Medicina Interna del centro hospitalario, donde presentó cierta mejora durante los primeros cinco días. Sin embargo, el 6 de diciembre se produjo un empeoramiento, “por lo que se avisó al médico responsable, quien solicitó una radiografía y analítica”. La primera se informó como “invalorable”, y la analítica “no se hizo hasta el día 10 de diciembre, a pesar de haber sido solicitada con carácter urgente”.

Una nueva radiografía de tórax informó de un empeoramiento respecto de la previa, aunque los denunciantes aseguran que “ningún médico la vio” e incluso que entre los días 6 al 10 de diciembre “no consta que la paciente fuera visitada por ningún médico, ni que se adoptara ninguna medida terapéutica”. Mientras tanto, la paciente acusó picos de fiebre, a pesar de la medicación pautada, saturación de oxígeno y disnea que haría sospechar, según fuentes de Defensor del Paciente de “un cuadro infeccioso de vías respiratorias de origen nosocomial”.

“No hubo diagnóstico y, por tanto, tampoco tratamiento para aquella neumonía que comenzaba a dar la cara”, han recalcado, antes de añadir que el 11 de diciembre la paciente “presentó dificultad respiratoria importante con progresiva pérdida de conciencia, que motivó su traslado a UCI”, donde se verificó la infección respiratoria “por neumonía, ya grave”.

A juicio de la asociación “un tratamiento precoz hubiera podido evitar su empeoramiento clínico, lo que se traduce en una pérdida de oportunidad”. Además recalca que para sus familiares es igual el dolor sufrido con independencia de su edad.