Calle Alamillo en el barrio de El Salvador
La calle Alamillo es una céntrica vía estrecha en el barrio de El Salvador. / Kamarero
Publicidad

La empresa Imacal Contratas realizará las obras de urbanización integral del tramo de la calle Alamillo comprendido entre la intersección con la calle de Pedro de Fuentidueña y la Travesía del Alamillo. La oferta económica de esta licitadora fue la más ventajosa para el Ayuntamiento entre las ocho recibidas en la Mesa de Contratación, al rebajar en casi 32.000 euros el presupuesto de licitación que ascendía a 176.986 euros.

El Ayuntamiento sufragará el coste de esta obra, más de 145.000 euros, con remanentes de Tesorería del ejercicio anterior y la reurbanización consistirá en renovación del pavimento actual, tanto en la calzada como en las aceras, así como de las redes de abastecimiento y saneamiento, alumbrado, gas, telefonía, etc.

Se trata de una calle estrecha, en el barrio de El Salvador, muy próxima en uno de sus extremos al Acueducto romano, en la que conviven los peatones y el tráfico de vehículos. Está considerada como un eje circulatorio de acceso a la plaza de la Artillería y es utilizada por algunos conductores como alternativa a la avenida de Padre Claret.

El número de averías que están sufriendo en los últimos años las redes de abastecimiento han motivado numerosos baches en el pavimento de adoquín, lo que implica la actuación recurrente de los servicios municipales de mantenimiento y las consiguientes molestias a los residentes.

El proyecto inicial se encargó en 2016 al ingeniero Santiago Peraita.

Los trabajos consistirán inicialmente en la demolición del pavimento existente; es decir, del adoquín sobre solera de hormigón en el caso de la calzada, y de baldosas hidráulicas en las aceras.

Posteriormente, una vez demolido el firme actual, se procederá a instalar en diferentes zanjas los distintos servicios. Estos trabajos incluirán un seguimiento arqueológico al estar dentro de una de las áreas históricas de la ciudad.

A continuación se ejecutará la reposición de pavimento con adoquines de granito en la calzada y losas del mismo material que el existente en la actualidad en las aceras. Está previsto un paso de peatones.

Hay que destacar que las tuberías existentes son de fibrocemento y con una antigüedad aproximada de 30 años, de ahí las averías y pérdidas de agua. La canalización de saneamiento es de hormigón y ha perdido estanqueidad, de ahí la existencia de algunos hundimientos. Serán sustituidas por tuberías de polietileno.

La línea de alumbrado está formada por viejos faroles tipo Villa, con lámparas de sodio de alta presión, una instalación que se considera obsoleta y que produce consumos elevados e iluminación baja. La solución proyectada consiste en la sustitución por lámparas Led y el soterramiento de cables de alumbrado público con nuevas canalizaciones.