Heridas durante la larga espera

‘La adopción’ relata los problemas a los que se enfrenta una pareja para conseguir su sueño de ser padres, una historia compartida por muchas familias en Segovia

0

Una joya cinematrográfica, de esas que aparecen de vez en cuando y la mayoría de las veces pasan desapercibidas, por su falta de promoción y de atractivo para el gran público, recayó ayer en Segovia de la mano de su directora.

‘La adopción’, de Daniela Fejerman, cuenta el viaje que realiza una pareja española a un país de Europa del Este, ninguno en particular, en el momento en el que deciden ser padres. Sin embargo, a pesar de empezar el proceso con mucha ilusión, pronto descubren que las cosas no van a ser fáciles y se ven envueltos en un entorno hostil donde reina la corrupción, donde se trafica con el futuro de los niños y la esperanza de los padres. Lo que comenzó como un sueño llega a convertirse en una pesadilla.

Pesadilla que no resultaba extraña a muchos de los que acudieron al pase matutino de la película, tras la cual se desarrolló un constructivo coloquio con la directora y Jaime Ledesma, psicólogo y mediador en la búsqueda de orígenes.

Y es que la película nació de la experiencia personal de Fejerman, madre adoptante, que pasó por un duro proceso en base al cual fue creando el guión. “Mi experiencia se tomó como un punto de partida, pero luego se fue fusionando con otros relatos”, explicó la directora, para quien “hacer esta película surge de la necesidad de contar que el proceso es difícil pero al final sale bien”.

La película y sus palabras rompieron el hielo en una sala de cine en el que las emociones eran compartidas, pues muchos de los asistentes habían pasado por un proceso de adopción. “La película recoge sensaciones que se te olvidan con el paso del tiempo, como las largas esperas, las caminatas por la nieve…”, explicaba uno de los participantes, quien añadió que, al igual que en la película, “hay cosas que no se cuentan de lo que vivimos, como el tener que dar dinero en medio de un pasillo”, haciendo referencia a la corrupción que en muchos casos domina estos procesos.

A este respecto, Fejerman señaló que “la película cuenta lo que pasa o puede pasar, pero no es disuasoria”, es decir, el objetivo no es que los futuros padres abandonen su idea de adoptar, sino que sepan lo que puede sucederles.

En cuanto a “las largas esperas” fue algo en lo que todos coincidieron, esa sensación de estar mucho tiempo esperando para saber qué pasará al final, si lograrán o no su objetivo: ser padres.

Una espera que, además, juega en contra de la pareja, ya que durante el largo proceso de adopción sale a flote lo peor de cada uno “pone al límite a la pareja, pero eso les hace crecer. El niño construye un vínculo diferente entre la pareja, pero ellos vuelven con muchas heridas. De hecho, hay parejas que no sobreviven a ese proceso”, destacó otra de las participantes.

En la misma idea redundó la pareja sentimental de Fejerman, quien apuntó que “el proceso de adopción te deja al borde de la separación y ahí es cuando te ponen al niño en las manos. En ese momento empieza el proceso de reconstitución de la pareja, para poder darle al niño lo que se le iba a dar en un principio (…) En el caso de la adopción hay una destrucción moral de la pareja por el via crucis que supone la propia adopción”.

Sin embargo, no hay duda de que, por difícil y duro que sea, cuando el proceso finaliza y la adopción se concreta, es momento de lamerse las heridas y mirar hacia adelante, porque en ese momento comienza de verdad la adopción, la vida como padres. Pero esa ya es otra historia

La labor de Caminantes

La proyección y el coloquio sobre ‘La adopción’ fue organizada por Caminantes, una asociación cuya principal finalidad es mejorar el bienestar socio-cultural de niños y jóvenes de Segovia, cooperando en pro de los derechos de los niños de cualquier raza, cultura y país.

Cuenta con cuatro programas diferenciados. El primero, dirigido a los adultos, de parentalidad positiva, destinado a familias diversas, de adopción y acogida, profesionales y personas interesadas por la infancia. Su objetivo es posibilitar encuentros personales, entre familias, que sean de autoayuda, de construcción de parentalidad positiva en el trabajo diario de ser padres. Ofrece información, acompañamiento y apoyo durante el proceso adoptivo y de acogida.

El segundo está enfocado a los niños y se desarrolla bajo el título ‘Cuenta con nosotros’. Su finalidad es crear un espacio de acogida, aceptación de las diferencias, intercultural, de educación vivencial y emocional, potenciando las capacidades, el conocimiento, la creatividad, la actitud solidaria, crítica y comunicativa.

El tercer programa que ofrece Caminantes es ‘Cooperación con los niños del mundo’, que cuenta con actividades como gestión de subvenciones y campañas solidarias; apadrinamientos de países en vías de desarrollo; comercio justo; y voluntariado solidario en Latinoamérica.

Por último, tiene también un programa de voluntariado que realiza las labores de información y orientación a voluntarios; la capacitación específica para los programas de la asociación; y cursos y reuniones formativas.