13_1marce-robo-carrefour
Hasta que se arreglaron los desperfectos, permaneció ayer limitado el acceso al centro comercial. / m. g.
Publicidad

Un grupo integrado por siete personas asaltó en la madrugada de ayer de marzo el centro comercial Luz de Castilla para entrar en dos de las tiendas de telefonía de donde se llevaron varios terminales de alta gama. Los hechos ocurrieron a la 1:40 horas, pero los ladrones lograron escapar después de que golpearan con un vehículo a un coche policial que acudió al lugar tras recibir el aviso del robo.

Los daños en las dos tiendas y en la puerta principal del centro comercial eran evidentes ayer. Al parecer, los autores accedieron al centro por el método del alunizaje, golpeando con el coche la puerta principal y forzando algunas puertas interiores.

Una vez dentro, y en apenas dos minutos, los ladrones accedieron con gran rapidez violentando puertas y verjas para llevarse los teléfonos a toda velocidad.

Según fuentes del centro comercial, el vigilante de seguridad dio aviso a la Policía Nacional. En poco tiempo, los agentes acudieron al lugar, pero cuando éstos llegaron ya habían cargado los ladrones con los teléfonos en los dos vehículos que habrían utilizado para cometer el robo y que, aparentemente, eran coches robados.

Los ladrones huyeron a bordo de sus coches saliendo hacia la autopista, según indicaron desde la Subdelegación del Gobierno de Segovia.

Tampoco los agentes policiales pudieron impedir la huida de los delincuentes, que embistieron al coche patrulla. Los policías resultaron ilesos e intentaron perseguir a los ladrones. Además avisron a la Guardia Civil, que montó un dispositivo de control, pero tampoco lograron detener a los autores del asalto, que al parecer, se adentraron en la provincia de Madrid por la autopista.

Desde la Gerencia del centro comercial se han confirmado los hechos, pero se desconce el número de teléfonos que fueron sustraídos ni el valor de los mismos.
A su vez, en la jornada de ayer se arreglaron los desperfectos del centro comercial, que continuó con la actividad normal.

No es la primera vez que las tiendas de telefonía móvil segovianas son objeto de robos. Hace varios meses también se sustrajeron los terminales en un establecimiento de la calle Gobernador Fernández Jiménez, tras forzar la verja de entrada.

Los teléfonos de alta gama constituyen un objeto de fácil venta en el mercado negro.