Globalia-Sepulvedana confía en su readmitisión al concurso del transporte

El Tribunal de Recursos anuncia que resolverá en breve la petición de la empresa, que defiende su solvencia para operar en la ciudad

1638

La UTE (unión temporal de empresas) formada por Globalia y La Sepulvedana confía en ser readmitida en el concurso de transporte urbano de Segovia, del que fue excluida por la Mesa de Contratación del Ayuntamiento.

Después de esa exclusión, la empresa presentó recurso ante el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales, el ente administrativo independiente, que resuelve los argumentos que interponen los particulares contra los actos de las entidades públicas dentro de los procesos de adjudicación de los contratos del sector público; y que se sitúa en una instancia anterior a los Tribunales de Justicia.

En dicho recurso, la UTE pedía la suspensión preventiva del proceso de adjudicción hasta que se pronunciara el Tribunal Arbitral de Recursos. A su vez pedía la revocación de la decisión de la Mesa de Contratación en la que excluía a la UTE. Ahora, el Tribunal ha rechazado paralizar el proceso, y argumenta que la resolución va a ser inminente por lo que se solaparía con el acuerdo de suspensión.

“Estamos esperando la resolución, y estamos total y absolutamente convencidos de que el Tribunal Administrativo aceptará nuestros recursos y nos repondrá en la licitación”, asegura Manuel Panadero, portavoz de la UTE.

Con esta convicción de que se “reconocerá que ha sido un error”, y de que ha realizado una buena oferta para Segovia, la UTE espera que se produzca la apertura de los sobres 2 y 3, que contienen las ofertas técnicas y económicas, respectivamente. Y se pueda completar el proceso de adjudicación que conviene a todos, tanto a los ciudadanos “para que vean mejorado el sistema de transporte, como a los propios políticos que concurran a las elecciones, con unos autobuses más modernos, más ecológicos, y un mejor servicio”, añade Panadero.

Confía también en que el examen de las ofertas técnicas se realice por un equipo lo más amplio posible para valorar la mejor oferta para la ciudad del Acueducto.
También añade que una resolución negativa a aceptar el recurso podría alargar más el proceso, y resultar perjudicial para la ciudad si la instancia superior, el Tribunal Superior de Justicia (TSJCYL), fallara y obligara a volver a convocarlo. “Sería el peor escenario”, agrega.

El portavoz de la UTE defiende que no existen razones objetivas para que se la haya excluído por la Mesa de Contratación ya que cumple las condiciones presentadas en las bases del pliego del concurso. “El propio Ayuntamiento reconoce que La Sepulvedana cumple la parte de la experiencia del transporte municipal”, dice el portavoz de la UTE, integrada también por Globalia, la cual mueve alrededor de tres millones de pasajeros al año, y lleva 50 años operando en el mundo del transporte. “Aunque basta que una de las dos empresas cumpla las condiciones, para que se admita a la UTE”, apostilla.