La subdelegada del Gobierno en Segovia, Lirio Martín, en su visita a las obras. / El Adelantado
Publicidad

El Ministerio de Fomento ha restablecido el tráfico entre las carreteras SG-20 y la CL-601. Quedan habilitados, por tanto, todos los servicios de entrada y salida entre la variante SG-20 y la CL-601 en el término municipal de Segovia.

De este modo, quedan abiertos al paso de vehículos el ramal de incorporación desde la CL-601 a la SG-20 en sentido Madrid – Ávila y el ramal de incorporación desde la SG-20 en sentido Madrid – Ávila a la CL-601. Así, quedan habilitados todos los movimientos de entrada y salida entre estas dos carreteras.

Continuarán en esta zona los trabajos de ampliación de la glorieta del enlace, ejecución de la estructura bajo la nueva calzada de la futura autovía así como los de ampliación y modificación del trazado de la carretera CL-601 entre el barrio de Nueva Segovia y el citado enlace, incluyendo carril bici y senda peatonal.

Cabe recordar que el Ministerio de Fomento restableció el pasado 5 de junio el tráfico por el ramal de conexión desde la SG-20 a la N-110, situado en el municipio de La Lastrilla.

Además, en el entorno de este enlace se abrió el tráfico, en ambos sentidos de circulación, la nueva conexión desde la N-110 hasta la glorieta de enlace con la SG-20, que modifica el trazado original de esta carretera.

Para las obras de conversión en autovía de la SG-20 el Ministerio de Fomento está duplicando 14 kilómetros de calzada, con modificaciones sustanciales en sus seis enlaces, así como la ejecución de cuatro viaductos, cuatro pasos superiores, 15 pasos inferiores y una pasarela peatonal.

Estas actuaciones se están acometiendo mientras se mantiene el tráfico e implica reordenaciones que resultan imprescindibles para que las obras puedan realizarse. En todo caso, los cambios en la circulación se planifican garantizando la seguridad vial y las mínimas afecciones a los usuarios.

Las obras correspondientes al tramo A están planificadas para que culminen en diciembre de 2019, aunque existen condicionantes que pueden alterar el final previsto, sobre todo las condiciones meteorológicas del último trimestre del año.

Por su parte, se prevé que las obras correspondientes al tramo B concluyan en el próximo mes de septiembre.

El Ministerio de Fomento adjudicó las obras, en noviembre de 2015, y suponen una inversión de 47 millones de euros, en dos tramos.

El primero se centra en la ejecución de la obra denominada subtramo A de la variante, adjudicado a Dragados, desde el enlace con la autovía A-601, en el punto kilométrico (p.k.) 0,00, hasta el enlace de la carretera autonómica CL-601, en el p.k. 8,4.

El ‘subtramo B’, que se adjudicó a Azvi, empieza en el p.k. 8,4 y finaliza en el 15,5, comenzando en el entorno del enlace de la carretera autonómica CL-601 y acabando en el enlace de la carretera N-110, sentido Ávila.