Las obras en la conexión con la AP-61 se impulsarán en las próximas semanas. / ROCIO PARDOS
Publicidad

La pasada semana la subdelegada del Gobierno anunciaba novedades positivas sobre el desbloqueo de las obras de desdoblamiento de la SG-20 en el tramo que une la conexión de la CL-601 con la autovía a Valladolid.

Lirio Martín aseguraba que el Ministerio de Fomento estaba trabajando en una respuesta “eficaz” al problema suscitado por el traslado de los residuos del antiguo vertedero de Roduelos, que había paralizado las obras en el tramo que atraviesa esa zona, adjudicado a la empresa Dragados.

Las novedades anunciadas llegaban ayer a oídos de la alcaldesa Clara Luquero y los portavoces de los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento, a quienes la subdelegada convocó a una reunión para dar a conocer los progresos realizados y el estado de progresión actual de las obras.

En una nota de prensa remitida por la Subdelegación, se explica que Fomento ha autorizado el modificado del proyecto, mediante el cual el ministerio y la empresa acuerdan el traslado de los residuos a un centro de tratamiento especializado, conforme a lo establecido en la ley.

Además, y de forma conjunta, acuerdan priorizar las obras en los accesos de conexión de la variante con la N-110 y la CL-601, con el fin de paliar en gran medida los problemas de tráfico que asolan la capital por el corte al tráfico.

Del mismo modo, el Ministerio prevé la total apertura de la conexión de la SG-20 con la AP-61 a finales de enero de 2019, siempre y cuando las condiciones meteorológicas permitan el normal desarrollo de las obras.

avance dispar

En cuanto al nivel de ejecución global del proyecto, el retraso motivado por el conflicto del vertedero ha supuesto un retraso notable en el tramo A correspondiente a Dragados, con un porcentaje realizado del 43,4 por ciento, según los datos facilitados ayer por la subdelegada a los representantes municipales.

En cuanto al tramo B, que lleva a cabo la constructora AZVI, los progresos son más notables, y su ejecución alcanza el 69,2 por ciento.

Como se recordará, las obras, cuyo presupuesto asciende a 45,14 millones de euros, consisten en la duplicación de la carretera SG-20 en una longitud aproximada de 15,3 km
Actualmente, parte de la circunvalación a Segovia (SG-20) es una carretera convencional que soporta un tráfico medio de 11.000 vehículos diarios (7% pesados), alcanzando los 17.000 en los tramos de mayor intensidad de tráfico.