(Desde la izquierda) Tomás Pérez, Miguel Ángel Mateo y Juan del Barrio ayer en rueda de prensa.
(Desde la izquierda) Tomás Pérez, Miguel Ángel Mateo y Juan del Barrio ayer en rueda de prensa. / Nerea Llorente
Publicidad

La Federación de Empleados y Empleadas de los Servicios Públicos de UGT (Fesp-UGT) de Segovia y, también, de Castilla y León solicitan, tanto a la Junta de Castilla y León como a la Administración General del Estado, el desarrollo inmediato del grupo profesional B, en el que se incluirán aquellos trabajadores con estudios superiores a bachiller, los técnicos superiores en las distintas especialidades.

El problema, según comentó el secretario general de Fesp-UGT de Segovia, Miguel Ángel Mateo, viene de lejos, 12 años exactamente, desde que en 2007 se creara el estatuto básico de los empleados públicos (EB), “que afecta a todos los funcionarios de la Administración General del Estado (AGE) y a los funcionarios de las administraciones locales”. Así, quedaron conformados cinco grupos profesionales: A1, para los licenciados universitarios; A2, para los antiguos diplomados; C1, título de bachiller o formación profesional de segundo grado; C2, título de graduado escolar, formación profesional de primer grado y el grupo E, para aquellos con certificado de escolaridad, dejando sin categoría profesional específica a los técnicos superiores, que deberían incluirse en el grupo B.

“El grupo B, al no crearse, nos encontramos que hay un número muy importante de trabajadores, técnicos superiores, que no tienen grupo. La Junta de Castilla y León saca un decreto ley donde vienen las retribuciones y sí que aparece el grupo B, pero sin ninguna categoría profesional encuadrada en él. Retributivamente, están pero al no haber nadie, el grupo B no funciona”, añadió Mateo.

La reivindicación desde UGT es que la Junta de Castilla y León y la AGE creen este grupo para que todos los técnicos superiores entre en él ya que, actualmente, se encuentran enmarcados en el grupo C1. “No podemos ofertar una formación académica a las personas si luego esa formación no tiene una respuesta en una calificación profesional. Si tú estudias para una titulación lo que no puede ser luego es que cuando vas a trabajar no te aceptan la titulación en las categorías profesionales y para trabajar tienes que hacerlo por debajo de tu titulación, como si tuvieras un bachiller superior”, aseveró, por su parte, el secretario general de Fesp-UGT, Tomás Pérez.

Las cifras

Según la tabla de retribuciones del EB, el grupo C1 tiene unos ingresos base anuales de 9.170 euros, complementos de destino y específicos aparte. En cambio, para el grupo B se registran unos beneficios de 10.676 euros, lo que supone que los técnicos superiores, ahora encuadrados en el grupo C1, están dejando de ingresar unos 1.500 euros de lo que les corresponde anualmente.

Además, al no estar desarrollado el grupo B, las personas que realizan estudios específicos en determinadas materias tienen las mismas posibilidades de acceder a puestos de trabajo que las personas que no tienen esa formación. Las titulaciones de técnicos superiores, en cualquiera de las especialidades, se encuentran entre los estudios universitarios y el bachillerato.

En Segovia, los técnicos superiores que hay en el sector de la Sanidad son 28 técnicos de laboratorio, 26 de rayos, seis de antinomia patológica, tres de documentación sanitaria, uno de nutrición, uno de alojamiento, tres de informática, uno de prevención y dos de restauración. En total, 72 trabajadores “que deberían estar en el grupo superior”, dijo Mateo. Además hay 115 trabajadores de Gestión Forestal y Medioambiental. Otros tres técnicos superiores —dos de obras y uno en Sanidad— en el Ayuntamiento de Segovia y, en la Diputación, hay tres también que se dedican al control de las carreteras. A nivel regional, suman 1.100 los técnicos superiores de gestión forestal y del medio rural y, en Sacyl, hay otros 2.549 técnicos de todas las ramas.

“Cuando empiece la campaña electoral vamos a pedir una serie de entrevistas con los partidos políticos para pedirles que, el gobierno que salga, una de sus primeras legislaciones en función pública, sea el desarrollo definitivo del grupo B. Ahora solo falta que la Junta se ponga las pilas y empiece a tratar a los profesionales como lo que son, profesionales”, sentenció Pérez.

Otras reivindicaciones

En la jornada de ayer en Valladolid se llevó a cabo la primera movilización por la dignidad del profesorado de las universidades de Castilla y León, los peores pagados del país, hasta un 10% menos. Estas concentraciones está previsto que se desarrollen en los cuatro campus de la Universidad de Valladolid (Segovia, Soria, Palencia y Valladolid). ¿Cómo vas a traer talento si pagas menos que nadie?, preguntó Tomás Pérez.