FES alerta de que una mayor presión fiscal frenará la creación de empleo

Los empresarios señalan que muchas sociedades están aún en fase de recuperación

94

La Federación Empresarial Segoviana (FES) rechaza la propuesta del Gobierno central de incrementar la presión fiscal a las empresas.

En un comunicado de prensa, la patronal indica que ante el anuncio realizado por el Gobierno sobre un nuevo marco fiscal que contempla una subida de impuestos y de las cotizaciones a la Seguridad Social para las empresas y autónomos, FES considera que “una reforma en este sentido supondría un freno a la recuperación económica que se viene produciendo en los últimos años y por tanto una medida contraria a la capacidad de las empresas para mantener y generar empleo”.

Para los empresarios segovianos, este anuncio realizado cuando en el marco del Diálogo Social se ha logrado “un importantísimo acuerdo en materia de subida salarial para los próximos ejercicios”, se trata de una “pésima noticia” este anuncio.
Además aseguran que también pone en riesgo la garantía de ese incremento acordado en materia de negociación colectiva, ya que “la situación de muchas empresas aún sigue siendo débil”.

“Una fiscalidad favorable a la recuperación y facilitadora de la actividad económica es una de las principales demandas que FES defiende en todos los foros donde está representada, ya que sin empresas solventes y competitivas no se podrán recuperar las cifras de crecimiento y empleo anteriores a la crisis”, añaden.

Los empresarios de Segovia estiman que en el momento actual se necesita “más que nunca, incentivos y no más obstáculos”.

Además argumentan que la provincia de Segovia “tiene por delante un reto que es incrementar su censo empresarial, y aumentar la presión fiscal, por lo cual en estos momentos sería muy perjudicial para conseguir ese objetivo” que se incremente la presión fiscal, explica FES en un comunicado de prensa.

Asimismo, junto a la patronal nacional CEOE, FES rechaza que existan razones objetivas para plantear una mayor presión fiscal, ya que las cotizaciones sociales en España están entre las más altas de la UE y en el resto de impuestos. Ttanto de IRPF, como de IVA e Impuesto de Sociedades “estamos en los niveles europeos, entre 2,3% y 2,5% del PIB”, recuerdan.

FES también muestra su preocupación por el crecimiento de gasto, que previsiblemente tendrá como consecuencia un aumento del déficit público, justo en un ciclo, de expansión económica, que es el momento idóneo para controlarlo.
No es la primera vez que desde el ámbito empresarial se señala que una elevada carga impositiva supone un obstáculo a la actividad empresarial, y por tanto, la creación de empleo.