Fernández Aceña quería realizar un atentado suicida antes de febrero

La revista ‘Interviú’ publica un reportaje esta semana en el que amplía algunos datos sobre la investigación policial que llevó a su detención.

3

Si la lectura del auto dictado por la Audiencia Nacional por el que se decretaba prisión incondicional sin fianza para Daniel Fernández Aceña dejaba poco margen a la duda de la intención del yihadista detenido en Segovia el pasado 13 de diciembre de cometer un atentado en la capital, la investigación realizada por los servicios de información de la Guardia Civil de Segovia y Madrid llega a precisar que estaba dispuesto a cometer la acción criminal antes de febrero del próximo año. Este es uno de los detalles que desvela el reportaje que esta semana publica la revista ‘Interviú’ en el que los periodistas Luis Rendueles y Vanesa Lozano relatan algunos de los pormenores de la investigación relacionados con la personalidad del detenido.

El proceso que llevó a Fernández Aceña a abrazar el radicalismo islámico fue de forma autodidacta, sin que mantuviera contactos con líderes religiosos o políticos de este signo. De hecho, en la fotografía que figura en su perfil de Facebook en la que posa junto a un desconocido, levanta la mano izquierda con el índice hacia arriba, que en la simbología islamista representa la imagen de Alá como único dios verdadero, lo que prueba el seguidismo de esta ideología.

Interviú relata en su reportaje que en algunas de las conversaciones captadas por la Guardia Civil en la investigación, mostraba su intención de cometer un atentado suicida, y situaba como fecha tope febrero de 2017 para llevar a cabo su propósito criminal, que el entendía “no como una inmolación, sino como un sacrificio”.