Fotografía que se tomaron el personal de sala, cocina y el dueño del restaurante 'La Portada de Mediodía' con el monarca. / E. A.
Publicidad

El rey Felipe VI visitó el sábado el restaurante ‘La Portada de Mediodía’ en Torrecaballeros con motivo de un acto en recuerdo de su compañero de la XLIV promoción de la Academia General Militar de Zaragoza, Ramiro Minguela, que falleció en 2004 con tan solo 41 años a causa de un cáncer.

No son pocas las ocasiones en las Felipe VI ha visitado Segovia y, más concretamente, este restaurante. Anteriormente, aquí eran frecuentes las reuniones con sus compañeros cuando aún era Príncipe de Asturias. Si bien, llevaban ya años sin juntarse. En esta ocasión, también acudieron algunos familiares del difunto, entre los que se encontraba su viuda e hijos.

La jornada transcurrió con normalidad y muy tranquila. El propietario hostelero, Gregorio Rico, comentó que el rey se mostró “exageradamente cercano, sintiéndose uno más del equipo”. No rechazó ninguna foto con clientes ni empleados. Más bien al contrario, se sintió muy a gusto en todo momento con todos los allí presentes que se acercaban a curiosear y conocer al monarca.

Los invitados a esta reunión de aniversario y memoria de su amigo pudieron disfrutar primero de un aperitivo a modo de cóctel mucho más distendido y fomentando la conversación de todos los compañeros de promoción. Posteriormente, pasaron a sala para degustar platos típicamente segovianos entre los que destacaron los asados y postres caseros, especialidad de la casa. Sin olvidar la cata de vinos de la tierra. Asimismo, señalar que todos los comensales pagaron a escote. En torno a las 18.30 h. el rey abandonó el restaurante y el resto de invitados se fueron seguidamente.

La elección de este lugar para conmemorar al militar segoviano fallecido se debió, como confesó el propietario del establecimiento, a que “era el lugar frecuente donde se juntaban los amigos y no había mejor sitio para recordarlo que este”. Destacando, por ejemplo, su último cumpleaños al que acudió el propio Felipe.

Este encuentro no se ha tratado de un acto oficial, sino que era una simple reunión con amigos de la juventud para recordar al comandante Minguela y ponerse al día de sus vidas. Además, durante toda la comida, el Rey se sintió en confianza, ya que era un lugar que había frecuentado varias veces y en el que suele mostrarse cómodo. Tanto es así que este emblemático establecimiento fue elegido por los actuales reyes de España, Felipe y Letizia, para celebrar su despedida de solteros. En palabras de Gregorio Rico, “su escolta se sintió segura en todo momento. Cuando el propio Felipe viene a mi restaurante, no se siente ni intimidado ni agobiado”.