Expertos analizan la realidad y los retos de la cooperación internacional

Las XIII Jornadas de Sensibilización para la Cooperación convierten el Centro Cívico de San José en un foro sobre comunicación social, comercio justo y economía global

2

Trazar un esbozo sobre la situación real y los retos de futuro de la cooperación al desarrollo y convertirse en un punto de encuentro y debate para las 32 organizaciones no gubernamentales radicadas en la provincia. Estos son dos de los objetivos de las XIII Jornadas de Sensibilización para la Cooperación que se clausurarán esta noche en el Centro Cívico de San José.

“Es importante sensibilizar a la población sobre el significado de la palabra cooperación y que esta no se vea como algo quita si no que trabaja para mejorar las condiciones de vida de otros lugares o colectividades, a veces, infrahumanas”, afirmó el coordinador de Centros Municipales de Segovia, Miguel Ángel Álvarez, minutos antes de la inauguración.

El encuentro está organizado por el Foro de Cooperación, en colaboración con la Concejalía de Asuntos Sociales y la Coordinadora de ONGD de Castilla y León. Según explicó Álvarez. Para la presente edición se escogió el título ‘Cooperación al servicio de las personas’, de forma que a través de cuatro ponencias se habrán analizados aspectos como la comunicación social, el comercio justo, la economía global y la agenda internacional de desarrollo.

La primera sesión de las Jornadas se centró en el concepto de comercio justo a través de un caso real, el de la cooperativa Espanica, una entidad hispano-nicaraguense que comercializa café procedente de pequeños productores de este país sudamericano, y que ha conseguido una red de distribución basada en la economía social, eliminando lo máximo posible los intermediarios y haciendo rentable el producto.

Los asistentes conocieron el desarrollo de este proyecto nacido en 1997 a través de las explicaciones de uno de los trabajadores de la sede de Coslada (Madrid) de la entidad, Jorge Anaya, quien afirmó que este modelo de negocio “intenta paliar las enormes injusticias y diferencias que provoca la existencia del mercado dominado por las grandes industrias y las entidades que controlan los precios, ante las que los pequeños productores de todo el mundo (también españoles) están indefensos”.

Anaya señaló que “España está aún un poco atrasada en este modelo de comercio, con origen en Holanda y que trata de restituir al pequeño productor lo que el mercado le niega de forma permanente, que es la posibilidad de vender sus productos”.

Los casos reales y los testimonios de personas con experiencia en proyectos similares “sirven también para que los segovianos puedan valorar la puesta en marcha de iniciativas aplicables a sus propias ongs”, apuntó el coordinador de los Centros Cívicos.

Álvarez destacó también el perfil de los dos ponentes de las conferencias de hoy. Eba Armendáriz analizará el papel de la economía social y Nacho Martínez analizarán los cambios en la agenda internacional de desarrollo, la situación del sistema de cooperación español y la aparición de actores locales.

Además, tendrán lugar talleres infantiles a partir de las cinco de la tarde y las cantautoras Álida Jiménez y Clara Ituero ofrecerán un concierto desde las ocho de la tarde bajo el título ‘Canciones para construir’, que servirá de clausura del encuentro.

La realidad de los indígenas

Las XIII Jornadas de Sensibilización para la Cooperación se completan con la exposición ‘Pueblos Indígenas: la lucha olvidada’ de la ONG AMYCOS, que permanecerá activa hasta el próximo 21 de diciembre en el vestíbulo del Centro Cívico de San José.

A través de 14 paneles, el visitante podrá conocer la situación de los pueblos indígenas, presentes sobre todo en Sudamérica y el sur de África. Se trata de comunidades que en algunos casos como en zonas de Perú, Ecuador, Bolivia y la parte sur de Chile o Brasil llegan a representar el 40% de la población y que, sin embargo, “viven en condiciones prehistóricas”, afirmó el coordinador de los Centros Cívicos, Miguel Ángel Álvarez.

La problemática de muchos de estos grupos se agravó al ser despojados de sus tierras, lo que les obligó a trasladar sus poblados a otras zonas sin los recursos mínimos, sin acceso al agua potable, la sanidad o la educación.