05-1kama_PP-Foro-Poblacion_KAM7556
Luis Gómez de Montes, coordinador del foro, presenta a Slivia Clemente, Edelmira Barreira y José Luis Sanz Merino antes de iniciar el debate. / KAMARERO
Publicidad

El dinero europeo procedente de los fondos de cohesión debe centrar sus inversiones en el fomento de políticas activas contra la despoblación que potencien el aprovechamiento de recursos endógenos en regiones como Castilla y León, donde el turismo, el sector forestal y la agroalimentación pueden ser fuentes de atracción para la población joven.

Este es el mensaje que la presidenta de las Cortes de Castilla y León Silvia Clemente quiso trasladar ayer en el foro “Demografía y Despoblación en el Medio Rural”, organizado por el PP de Segovia en el marco de las actividades conmemorativas del 40 aniversario de la promulgación de la Constitución Española, en el que participó junto al diputado delegado de Administración de la Diputación de Segovia José Luis Sanz Merino y la Comisionada del Gobierno para el Reto Demográfico Edelmira Barreira.

Silvia Clemente, que coordina el Grupo de Trabajo sobre Envejecimiento y Despoblación de la UE, definió la despoblación como el problema “callado y silencioso” que aqueja a Europa de forma global, cuya solución requiere una estrategia de trabajo conjunto. Así, señaló que el grupo integrado por 18 parlamentos regionales de Austria, Alemania, Bélgica, Italia, Portugal y España trabaja desde la “sensibilidad” a la hora de conseguir que los principales actores implicados para tomar decisiones sobre el territorio “hablen en el mismo idioma”.

La importancia de la llegada de recursos económicos capaces de subvencionar los distintos proyectos capaces de frenar la despoblación fue destacada por Clemente, que no dudó en calificar como “imprescindible” conseguir que los presupuestos de 2021 de la UE contemplen partidas presupuestarias en este ámbito. Sobre este aspecto, valoró que las primeras perspectivas que maneja el modelo económico para el horizonte del citado año contemplen como prioridad la asignación de fondos para zonas con poca densidad geográfica.

Una vez conseguida la financiación, la presidenta de las Cortes regionales indicó la necesidad de plantear proyectos que permitan aprovechar “recursos endógenos y con potencial de crecimiento”, que en muchas de las zonas afectadas por la escasa demografía se centran en la agroalimentación, el sector forestal o el turismo vinculado al patrimonio cultural. Estos proyectos, deben ser abordados a través de iniciativas locales capaces de impulsar el espíritu emprendedor, según aseguró Clemente.

La dimensión de este asunto quedaba patente en el interés generado entre los simpatizantes del partido, que llenaban la sala dispuesta para el encuentro en la sede provincial. Con su atención centrada en las intervenciones, los asistentes escuchaban en primer lugar a José Luis Sanz Merino, quien comenzaba el foro detallando la situación de Segovia y sus cifras a lo largo de los últimos cien años, respecto a la demografía y la despoblación, indicando que éste “no es un problema de la Democracia, ni de los gobernantes de ahora, sino que viene de los años cincuenta”; un argumento que era apoyado por Edelmira Barreira, quien apuntaba que “estamos hablando de una realidad que viene de hace décadas”. “Somos un país en el que cada vez han nacido menos niños y cada vez hay menos madres”, apuntaba la comisionada