“¡Esto es la guerra!”

La exposición reúne por primera vez imágenes realizadas por Robert Capa y por Gerda Taro y exhibe, entre otras, instantáneas de la ofensiva republicana de Segovia

1

La muestra “¡Esto es la guerra!» exhibe por primera vez unidas las imágenes realizadas por Robert Capa y por su compañera Gerda Taro, reencarnando así al personaje del fotógrafo estadounidense que idearon para obtener mayor beneficio en la venta de sus fotografías y que bautizaron como Robert Capa.

Aunque al principio las obras que vendían bajo este nombre podían ser indistintamente de uno o de otro, fue finalmente Endre Friedmann (Budapest,1913-Indochina,1954) quien encarnó la figura de Capa, fotógrafo que captó con su objetivo algunos de los momentos cruciales del siglo XX. La exposicón, que llega al Círculo de Bellas Artes de Madrid precedida del éxito logrado en varias ciudades europeas, será inaugurada esta tarde por Alfonso Guerra, presidente de la Fundación Pablo Iglesias que ha participado en su organización.

Las 169 instantáneas, algunas inéditas, tomadas por Capa se han agrupado por años, reservando la parte central de la muestra a la exhibición de un centenar de imágenes de la fotoperiodista alemana Gerda Taro, llamada en realidad Gerta Pohorylle (Stuttgart,1910-Madrid,1937) realizadas durante la Guerra Civil española.

En el espacio dedicada a Capa se pueden contemplar fotografías de la muerte del miliciano republicano (1936); la guerra entre China y Japón (1938); la Batalla del Segre (1938); los refugiados de Barcelona (1939); el desembarco de Normandía (6 de junio de 1944) y la derrota alemana (Leipzig, 1945), imágenes que coparon las portadas de las principales revistas de la época.

La mirada del fundador de la agencia Magnum se completa con el espacio dedicado a «La maleta mexicana», que contenía los negativos de 126 carretes con miles de instantáneas, material que se había dado por perdido y que reapareció en México en 1995.

El seudónimo de Robert Capa, utilizado indistintamente por Friedmann y Taro, es la base de la polémica sobre quién de los dos tomó en realidad algunas de sus fotografías más relevantes. Entre ellas la más famosa de Capa, el miliciano alcanzado por una bala en el cerro Muriano, sobre la que también algunos aseguran que se trata de un montaje.