Charanga 'Jarra & Pedal'. En el centro, Miguel Aragoneses a la trompeta. / Lucía Luque
Publicidad

La popularidad de la charanga ‘Jarra&Pedal’ ha posibilitado a Miguel Aragoneses y a su grupo conocer numerosos enclaves no solo de la provincia de Segovia, sino de zonas de alrededor. En la actualidad, esta banda de música es de las más cotizadas por el ambiente que consiguen crear en cada uno de los lugares donde van.

— ¿En qué consiste su trabajo?
— Formo parte de la charanga ‘Jarra & Pedal’. En concreto soy el trompetista del grupo. Nuestro trabajo consiste, sencillamente, en hacer que la gente disfrute de la música en directo. En cada una de nuestras actuaciones interpretamos tanto canciones populares como los éxitos musicales del año. Y, por supuesto, las típicas canciones de charanga que todo el mundo conoce. Todo depende de la situación geográfica, pero solemos incluir canciones y popurrís propios.

— ¿Cuánto tiempo dura la temporada en la que la charanga ‘Jarra y Pedal’ tiene un mayor número de contrataciones?
— Solemos tener eventos durante todos los meses del año, pero muy esporádicas. Los meses buenos van desde mayo hasta septiembre aproximadamente, sobre todo agosto. El verano es clave en nuestro trabajo. Además, la duración de nuestras actuaciones viene dependiente del tipo de espectáculo. Pero, normalmente, suelen durar en torno a tres horas.

— ¿Es el primer verano que está en este grupo de música?
— No. Llevo en esta charanga ya tres años. Y he de decir que cada año mejor, vamos innovando con cosas nuevas. Este trabajo me sirve para aprender y me llevo muchas experiencias de él. Además, antes de entrar en este grupo estuve en otras agrupaciones musicales como bandas, orquestas o grupos más reducidos como el conjunto ‘Puntillo Canalla Brass Band’.

— ¿Por qué decidió empezar a trabajar en una charanga en verano?
— Tras años de estudio en el Conservatorio de Segovia, consideré que entrar en una charanga era una buena manera de conocer otro modo de hacer música, en la calle y con la cercanía de los vecinos que nunca faltan a nuestras citas. Además, este trabajo me ha ofrecido la oportunidad de disfrutar de mi gran pasión con gente a la que ahora considero como una familia.

— ¿Cómo escogió este trabajo?
— Siempre me ha gustado y, por supuesto, me gusta divertirme con la música en vivo. Así que pensé que por qué no iba yo a poder formar parte de lo que considero uno de mis mayores hobbies.

— ¿Qué es lo más gratificante de su labor en el grupo?
— Una de las cosas que más me gusta de ser músico en una charanga es ver cómo la gente disfruta y se divierte con nuestro trabajo. No hay mayor satisfacción que conseguir esto. Me gusta lo que hago y espero seguir en este proyecto más tiempo, con el equipo formado en esta charanga todo es más sencillo y llevadero.

— ¿Y lo menos gratificante?
— En general, que la gente no valore el esfuerzo que hacemos en cada una de nuestras actuaciones. Dedicamos mucho tiempo a ensayar y nos gusta que la gente aprecie nuestra entrega.

— ¿Ha realizado otros trabajos anteriormente?
— Se podría decir que sí, aunque fueron más bien prácticas universitarias relacionadas con la carrera de ADE en una empresa bancaria.

— ¿Cuando termine sus estudios universitarios le gustaría continuar con esta labor ?
— ¡Claro que sí! Me encantaría seguir ligado a esta bonita afición. A pesar de que en el futuro querría ejercer una profesión ligada a los estudios que estoy realizando, quiero que la música siga formando parte de mi vida y todavía nos queda un largo verano por delante.

— ¿Actualmente lo compagina con algún otro oficio?
— Sí, ahora estoy haciendo las prácticas universitarias en la empresa que antes le he comentado, todo más enfocado a mi futura carrera profesional. Tengo en mente al terminar la universidad encontrar un trabajo más ligado a mis estudios. Pero no dejaré la música, me sirve como entretenimiento, disfruto mucho con ella y, hoy en día, es una parte más de mí.