Algunos de los detenidos en la operación fueron trasladados a la sede judicial para prestar declaración. / KAMARERO
Publicidad

“No se tenían que mover ya de aquí, hay mucho mamoneo”. Un vecino del barrio de San Millán, testigo de la operación policial desarrollada ayer por la Guardia Civil en este y otros tres barrios de la capital saludaba la presencia de los agentes del Instituto Armado que ayer  llevaron a cabo un impresionante operativo para desmantelar lo que en un primer momento parece ser una red de tráfico y distribución de droga  en la capital.

Desde primeras horas de la mañana, los agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana  llevaron a cabo la entrada y el registro  en varios domicilios ubicados no sólo en San Millán, sino en los barrios de San José, Cristo del Mercado y Nueva Segovia.

El impresionante despliegue policial, con vehículos y agentes fuertemente armados, suscitó la lógica alarma entre los vecinos de los barrios en los que se centró el operativo, del que no ha trascendido ningún detalle de manera oficial, al haber declarado el secreto de sumario el juzgado que dirige la investigación.

Pese al lógico hermetismo oficial, desde fuentes próximas a la investigación se ha señalado que en la operación han sido detenidas cerca de una decena de personas, y se han intervenido varias dosis de cocaína dispuestas para su venta al menudeo. Según las mismas fuentes, entre los detenidos figura B.M.D., condenado en 2014 como autor del robo de la corona y las joyas de la imagen de la Virgen de la Fuencisla a cuatro años de prisión, así como un familiar directo del presunto delincuente.

Como se recordará, el robo tuvo lugar en diciembre de 2012 en el santuario de la patrona de Segovia, donde el autor tuvo que escalar la rejería del altar mayor y subir hasta la imagen por el retablo para desposeerla de sus joyas, que fueron recuperadas días después ocultas en una zona próxima al santuario.

Desde la Subdelegación del Gobierno apenas se facilitaron detalles de la operación, aunque precisaron que no está relacionada con la que  la pasada semana  desarrolló  el Cuerpo Nacional de Policía, en la que bajo el nombre de ‘Arco’ se saldó con la detención de ocho personas por su presunta participación en un delito de tráfico de estupefacientes, en concreto cocaína y hachís.

La operación tuvo lugar en la madrugada del pasado 19 de junio, donde  se estableció un complejo dispositivo en el que se contó con el apoyo de miembros la Unidad de Intervención Policial y de la Unidad de Guías Caninos, con perros especializados en la detección de drogas, adscritos a la Jefatura Superior de Policía de Valladolid.

Un vez que obtuvieron las pertinentes autorizaciones de la autoridad judicial, se realizaron diez registros, tanto de domicilios como de fincas, de los cuales siete fueron en la ciudad de Segovia y tres en localidades próximas (Sotosalbos, La Lastrilla y Garcillán).

La operación permitió incautar unos cien gramos de sustancia, al parecer cocaína, distribuida una parte en bolsitas preparadas para su venta, además de en pequeñas rocas, así como varias dosis de sustancia que pudiera ser hachís.

También se intervinieron  8.000 euros, 5 vehículos de alta gama, teléfonos móviles, útiles para la preparación y manipulación de las citadas sustancias y una máquina para la confección de paquetes al vacío, en los que la sustancia estupefaciente se distribuía a los clientes, según las mismas fuentes.