05-1roberto-IE-University-Encuentro-Economia-Sennior
Rafael Puyol. /KAMARERO
Publicidad

La actual estructura jurídica, social y económica de la organización laboral en España impide que pueda poner en valor el ‘dividendo demográfico’ de las personas mayores, lo que sitúa al país muy por debajo de otros países europeos que apuestan decididamente por aprovechar el potencial ‘senior’ en su tejido social y productivo.

Esta fue una de las principales conclusiones de la intervención del director del Observatorio de Demografía y Diversidad Generacional de la Fundación IE Rafael Puyol, que desgranó en su intervención en el encuentro los retos y oportunidades de los trabajadores ‘seniors’ en la empresa española.

Puyol aseguró que el mercado laboral en España incluye a 3,3 millones de personas por encima de los 55 años, lo que supone el 17 por ciento del total, y asegura que el sistema de jubilaciones y prejubilaciones sitúa en cifras “irrisorias” el porcentaje de trabajadores con edades superiores a los 65 años. Así, señaló que el marco legal y jurídico en este ámbito “no incentiva el trabajo después de la jubilación, mientras que en otros países del norte y el centro de Europa la tasa de empleo de estos trabajadores triplica a la que tiene España”.

El responsable del observatorio de la Fundación IE aseguró que la prolongación de la vida laboral “será algo más que una necesidad” en España en los próximos años, ya que el descenso demográfico hará que se incorporen menos jóvenes al trabajo y hará crecer hasta en 1,5 millones la cifra de personas que trabajen por encima del umbral de edad de jubilación.

Sobre este aspecto, señaló que la sociedad y el tejido empresarial deberá combatir “prejuicios y creencias infundadas” sobre la capacidad de los senior para desempeñar sus tareas laborales, y pidió a los agentes sociales capacidad de diálogo para incluir en el pacto social la posibilidad de incorporar a los mayores de 50 años como un activo importante en el desarrollo económico para los próximos años.

Asimismo, señaló que los senior también tienen un importante potencial en el ámbito del emprendimiento empresarial, y su labor es “fundamental” en las acciones relacionadas con el voluntariado.