9_1nerea-ACCEM
Presentación del equipo de trabajo y la sede de Accem en Segovia. /NEREA LLORENTE
Publicidad

Un equipo multidisciplinar de profesionales de Accem (Asociación Comisión Católica Española de Migraciones) atiende en Segovia a 36 refugiados y para el inicio de la primavera doblará sus acciones para ayudar a integrarse a 72 personas que por distintas causas han tenido que abandonar sus países.

El responsable de Accem en Castilla y León y la coordinadora provincial, Daniel Duque Vírseda y Marta Arboleda Garrote, han presentado el dispositivo que han puesto en marcha el pasado otoño en Segovia, en un acto al que han asistido la subdelegada de Gobierno Pilar Sanz, el concejal de Servicios Sociales, Igualdad, Sanidad y Consumo del Ayuntamiento de Segovia, Andrés Torquemada; y la jefa de Acción Social de la Gerencia Territorial de Servicios Sociales, Pilar Gómez Martín.

Accem gestiona en Segovia un programa puesto en marcha por la Secretaría General de Inmigración y Emigración y la dirección General de Migraciones, del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, que se denomina: ‘Sistema de Acogida e Integración para solicitantes y beneficiarios de Protección Internacional del Estatuto de Apátrida y de Protección Temporal en España’.

La entidad, que se creó a partir de la Asociación Comisión Católica Española de Migraciones, lleva trabajando con refugiados y solicitantes de Protección Internacional 25 años. En la actualidad tiene 1.500 plazas de acogida en toda España, estando más de 300 en Castilla y León donde se dio acogida a 800 personas en 2017.

En Segovia cuentan 36 plazas, distribuidas en seis pisos donde viven familias y también adultos que han llegado solos a España, procedentes de Siria, Venezuela, Ucrania, Honduras, El Salvador y Palestina. Vienen “para salvar su vida” huyendo de la guerra, la represión política, la violencia sexual o las maras, según explica Daniel Duque. Además de tener cubiertas las necesidades básicas con aportación del Ministerio, las personas acogidas en los pisos que gestiona Accem recibe la atención de psicólogos, abogados, trabajadores sociales, formadores en el idioma e integradores sociolaborales.

La primera fase de acogida, que aún está en desarrollo en Segovia, dura seis meses. En la segunda y en la tercera fase, los refugiados pasan a vivir en pisos que ellos alquilan con ayuda económica del programa que aplica Accem. El itinerario dura unos 24 meses y está diseñado para que las personas acogidas puedan vivir con autonomía e independencia y conseguir su integración social y laboral en Segovia, pero no siempre se consigue y el apoyo se prolonga. Cuando el primer grupo deje los pisos de Accem en primavera, las plazas serán ocupadas por 36 solicitantes de protección internacional.

Daniel Duque pone en valor la coordinación que existe entre las administraciones y organizaciones como Accem y Cruz Roja y recuerda que “sigue habiendo necesidad de acoger a gente llegada de otros países”. Las peticiones de asilo en España siguen aumentando y si en 2016 hubo 16.000, en octubre de 2017, ya se habían alcanzado las 25.000.

Compartir